domingo, octubre 05, 2008

Death Race (La carrera de la muerte), objetivo: llegar vivo a la meta


"En el año 2000 atropellar conduciendo no es un crimen, es el deporte nacional"

Así rezaba el cartel de “Death Race 2000” (aka La carrera de la muerte del año 2000), una cinta delirante, a la par que aberrante, de mediados de los 70, producida por el incombustible Roger Corman, dirigida por Paul Bartel y protagonizada por David Carradine y por un jovencísimo Silvester Stallone en uno de sus primeros papeles como protagonista, aquí ejerciendo como antagonista.
La película era una de esas casposas y gamberras producciones tan típicas de Corman, sacando aquí partido de unas violentas carreras y añadiéndole un toque kitsch bastante hortera tanto para los coches como para las vestimentas de los pilotos.

El temible –aunque de vez en cuando correcto- Paul W.S. Anderson (Resident Evil, AlienvsPredator, Mortal Kombat) nos trae un remake que toma prestado el punto de partida de la cinta homónima de Bartel y algunos de sus personajes, pero dándole un nuevo enfoque y un completo -y agradecido- lavado de cara. Adiós a la estética feísta, a su bizarrismo pretendido y a la denuncia del sistema, pues Anderson ha realizado una actualización que pasa por ofrecer una estética mucho más decadente y sucia, con unos automóviles más recargados y amenazadores, y unos pilotos más rudos y sin ningún tipo de escrúpulo. Al frente de todo esto, Jason Statham, el más productivo, resolutivo y cotizado actor de la última hornada de action-men.


En el año 2012, la economía de Estados Unidos ha caído en picado y el paro ha aumentado considerablemente. El único modo de entretener a la amargada y furiosa plebe es ofreciéndoles violentos y sangrientos espectáculos, como si de la Antigua Roma y sus coliseos se tratara.

Isla Terminal, una de las peores cárceles que existen, retransmite a través de Internet lo que han denominado como Death Race (La carrera de la muerte), una competición automovilística donde los presos compiten por su supervivencia y en donde la recompensa es, tras cinco carreras ganadas, la libertad. Hay un circuito pero no hay normas. Los coches van equipados con potente armamento y sólo los mejores pilotos cruzan la meta con vida. A esta cárcel llega Jensen Ames, un tricampeón de velocidad al que han acusado falsamente de un asesinato. La fría y cruel directora de Isla Terminal le coacciona para que participe en la citada “carrera de la muerte”, convirtiéndose ésta en el único billete de salida de su injusto encarcelamiento. Ames acepta a regañadientes sustituyendo al enmascarado “Frankenstein”, el piloto más popular del show.


El punto de partida del film de Anderson se asemeja al de “Perseguido/The Running Man” o “Rollerball”, otras cintas futuristas en el que un juego sanguinario sirve de entretenimiento para el público. Aquí, no obstante, el trasfondo crítico hacia el sistema y hacia una sociedad deshumanizada y reprimida, queda enterrado a favor del puro espectáculo.

Con un presupuesto reducido, aunque superior al de la cinta original, Anderson ofrece espectaculares secuencias de acción, rodadas con nervio y sin apenas utilizar efectos digitales, lo que le otorga un mayor -y necesario- realismo. Los coches se abollan, explotan y dan vueltas de campana, de verdad. Los especialistas se ganan el sueldo y el espectador goza de encarnizadas y adrenalíticas carreras donde los casquillos y la metralla cubren el asfalto.

Aunque aquí ya no se trate de atropellar a los transeúntes como en la cinta de Bartel (de ahí salió la inspiración para el videojuego “Carmageddon”), y el circuito quede anclado en un reducido aunque acondicionado espacio, la violencia sigue estando a la orden del día. Probablemente sea tratada de forma un poco más políticamente correcta, pero no por ella es menos satisfactoria. Además tenemos algunas secuencias donde la sangre es la protagonista, que aunque sean pocas y puntuales, son de agradecer en un género que cada vez se está volviendo más light.
Teniendo en cuenta que son las carreras el principal reclamo de la cinta y las que ocupan la mayor parte del metraje, es necesario que éstas sean atractivas y estén bien rodadas, algo que el director cumple sobradamente (videocliperas, sí, pero menos mareantes que las de un Peter Berg o un Michael Bay)


La trama está al servicio de la acción. Simple, sin complicaciones y sin profundizar en los personajes, pero lo suficientemente bien “engrasada” para resultar interesante y efectiva como complemento a las competiciones.

En general, el reparto está bastante correcto. Statham, con la misma cara de palo de siempre (ni de lejos es el nuevo Bruce Willis), cumple sin más. Se ha especializado en el cine de acción y este tipo de personajes le vienen como anillo al dedo. Hay menos patadas/puñetazos de lo habitual, pero su presencia impone igual.
Joan Allen resuelve con sobriedad el típico papel de despiadado/a alcaide/sa; Ian McShane como mecánico y jefe de equipo, es el idóneo para un personaje de esos que suelen ejercer los veteranos de turno como Robert Duvall (véase Días de trueno o 60 segundos); Tyrese Gibson, un poco más macarra de lo habitual, está en su línea; y la desconocida Natalie Martinez no es más que la maciza de turno, que como tal, exhibe sus gracias para deleite del sector masculino, mayormente. El resto son los tipos malos que ponen cara de malo, y con eso nos basta.

Esta nueva “Death Race” no es un remake al uso. Anderson reescribe enteramente la historia, le da un tono más serio y mesurado, se adapta a los cánones del cine de acción moderno y mejora una película ya de por sí muy mejorable, tomando como referente más cercano la sucia estética de películas tipo “Mad Max” (con el monstruoso camión de Warlords of the 21st Century/Battlestruck incluido). Su gran baza pues, ha sido renovar el concepto de la carrera de la muerte para hacerlo más apetecible al espectador actual. Copiar o intentar imitar a su homónima hubiera sido un craso error.

Vista con moderadas expectativas (ese ha sido mi caso), “Death Race” resulta ser un sencillo pero eficaz entretenimiento de escasas pretensiones y mucha testosterona. Poco de ciencia ficción -el contexto histórico no difiere mucho de la actual crisis económica ni de los abundantes reality-shows basura- y mucho de acción.
Ambiente carcelario, carreras suicidas, violencia gratuita y tías buenas. Un cóctel que bien combinado, deja buen sabor de boca. Exigirle más sería contraproducente.


Lo mejor: las carreras; el cuerpazo de Natalie Martinez (xD)

Lo peor: una trama muy previsible


Valoración personal: Correcta

18 comentarios:

Chacal dijo...

Lo curioso es que teniendo en cuenta quien es el protagonista y quien es el director uno podía esperar de todo menos algo bueno... y lo gracioso es que sin ser bueno, resulta bastante más entretenido que cintas de similares características como la excesiva Speed Racer.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Yo tb temía que viniendo de Anderson fuera o medianamente pasable o bien mala. Pero ha resultado ser mejor de lo que esperaba.

Como película de Statham, me parece mucho mejor que Crank o Transporter 2.

Saludos ;)

Chufowski dijo...

Como dices violencia gratuita y tías buenas, que parecen propias de un videoclip de cualquier rapero negro. Entretiene, cierto, pero sus casi dos horas se podían haber reducido a 80´ sin que el resultado creo yo se hubiera resentido.

Sam_Loomis dijo...

En líneas generales coincido contigo. Trama previsible, buena acción, filme entretenido y una ricura de Natalie Martinez, jeje. "Death Race" ayuda a pasar el rato.

¡Un saludo!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

chufowski,

Cierto, parecen las típicas macizas de algún videoclip hip-hopero xDD
La película tan sólo dura 90 min., que me parecen bastante adecuados. De extenderse más se hubiera hecho un tanto repetitiva.

sam_loomis,

Viendo la cartelera, es una de las mejores opciones para ir al cine a pasar un buen rato devorando palomitas.

Saludos ;)

Jorge - cinenovedades dijo...

Me interesa bastante la cinta. Más que nada, me gusta Paul Anderson como Director, ya que lo considero bastante correcto. No así, a Jason Statham, quien concuerdo contigo en que no se le mueve un sólo músculo de la cara, pero que evidentemente si hay papeles de los que este muchacho puede salir airoso, definitivamente son estos. Como bien dices en la reseña, es bueno que se hagan productos de acción en donde no todo sea efectos digitales. Esto, ya de por si es bastante alentador, y si la película entretiene, mejor todavía. Paso a comentarte mejor cuando la vea.
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Cuando Anderson quiere, puede hacer películas bastante decentes. Aquí el guión, sin ser una maravilla, complementa perfectamente a la acción.

Es una cinta muy entretenida y bien rodada. Creo que es de lo mejorcito que ha hecho Statham en estos últimos años.

Espero que te guste. Ya me contarás ;)

Saludos :)

Alejandro the Wyvern dijo...

NO LA VERDAD QUE NO ME VA

EL PELADO COMO HEROE DE ACCION ME CANSO

Y EL NEGRO TYRESE ES LO PEOR QUE VI

AUN PARA SER SER ACTOR DE PELIS DE ACCION ALGO TENES QUE ACTUAR, ESTE TIPO NUNCA LO HACE

NOS VEMOS

Pliskeen (David Ribet) dijo...

En eso último estoy de acuerdo. Es más, hay actores de cine de acción que con su carisma se comerían a otros actores con mejor consideración.

Para actuar en este género no vale cualquiera. Statham cumple porque en la mayoría de sus películas sus personajes tp dan más de sí, pero es muy inexpresivo y cuando se le da un papel de mayor enjundia no sabe sacarle partido (véase en The Bank Job)
Algunos quieren llamarlo el nuevo Bruce Willis, pero está muy muy lejos de serlo. No le llega ni a la suela de los zapatos.

La película es entretenida y a mí Tyrse Gibson no me molesta, aunque siempre va en plan vacilón, por lo que tengo muy claro si actua o si hace de si mismo xD

Saludos ;)

BUDOKAN dijo...

Antes que nada felicitaciones por el segundo aniversario. También quiero destacar este film en su versión original que se ha transformado en una verdadera obra de culto. Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Gracias por las felicitaciones :)

Es curioso como un film como éste se convirtió en obra de culto. Probablemente fuese por su ácida crítica al sistema y a la sociedad, y su salvajismo. Aunque tb hay que decir que lo bizarro suele dejar huella (véase por ejemplo "Barbarella")

Saludos ;)

David Dunn (J. Lorite) dijo...

¡Ya le dije yo que Statham no falla en estas lindes! :)
Me gustó bastante la película, si bien he de reconocer que vi recientemente el título original de Paul Bartel y me resultó toda una curiosidad. No es que uno sea mejor que otro, en absoluto; simplemente, hay una diferencia considerable entre ambos.
El trabajo de Anderson, esta vez, ha sido notable. No falla a la esencia del título anterior, pero adapta su historia a los tiempos actuales, desde su mensaje hasta a las meras tendencias estéticas -aunque, sin duda, hubiera tenido su gracia mantener el estilo de la peli de 1975-.
Me alegro de que coincidamos. Ya se echaba en falta una buena película de acción, y encima la semana que viene tenemos "Max Payne" -cuyo trailer promete muchísimo, y más con música de nuestro estimado Marilyn Manson de fondo- y "El reino prohibido", que no ha contado con muy buenas críticas, pero (¡no lo olvidemos!) tiene a Jet Li y Jackie Chan. Con rastas.

¡Un saludo!

David Dunn (J. Lorite) dijo...

Por cierto... SPOILER

¿Qué hay del final? ¿No le hubiera gustado que, al igual que en la de Bartel, Frankenstein se convirtiera en presidente de los Estados Unidos? :)

FIN DEL SPOILER

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Vaya, esta vez coincidimos! jeje

Demasiado bizarra la original como para mantener su guión y su estética. Creo que esta modernización es la adecuada para nuestros tiempos (aunque se hubiera agradecido mantener las normas de atropello del juego original xD)

Statham como presidnete?
Qué miedo! jajaja (no así su personaje en la cinta, que es bastante bonachón)

Creo que es el mejor trabajo de Anderson hasta la fecha, sobretodo en relación a sus pretensiones.

Max Payne promete, pero viniendo de un videojuego no puedo evitar tener ciertos temores. El trailer me parece la leche (un puntazo la canción de Manson) y el currículum de su director no me disgusta, así que tengo la esperanza de esta vez no llevarme un chasco (aunque no conozco el juego en el que se basa, todo sea dicho)

La crítica de "El reino prohibido" la tendrá usted aquí esta semana. No creo que sea gran cosa, pero entretenida parece serlo.

Saludos ;)

Alejandro the Wyvern dijo...

ah perdon me olvide de poner felicitaciones por su cumple blog

no l3 voy a cantar el feliz cumple

espero que siga mucho teimpo mas

nos vemos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No te preocupes alejandro ;)

Yo tb espero seguir mucho tiempo más.

Saludos ;)

Dunk dijo...

Hola, me gusta tu blog, me gustaria hacer un intercambio de links, mi blog es http://la-dulceria.com/ espero te guste la idea, contactame a

dribleo@gmail.com

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Gracias dunk. Me parece muy bien la idea del intercambio de links. Ahora mismo te agrego a mis enlaces ;)

Saludos :)