jueves, julio 30, 2009

"Resacón en Las Vegas", hay un tigre en lavabo


Cada año o casi, en EE.UU. triunfa de sopetón una película apenas publicitada y por la que, de antemano, nadie hubiese dado un duro. Son los llamados “sleepers”, películas de las que no se sabe nada hasta el día de su estreno y que, por un motivo u otro, terminan siendo un éxito de público (y a veces también de crítica)

No hay una fórmula exacta que permita a los estudios crear sleepers a propósito (ya les gustaría), pero sí se dan, a menudo, ciertas constantes que se repiten en unas y otras. Por lo general no suelen tener grandes estrellas entre su reparto, y aunque se dan casos en todo tipo de géneros, es en la comedia donde más frecuentemente se están sucediendo ahora estos inesperados hits. También suelen ser, a menudo, producciones independientes, que son las que menos invierten en publicidad y las más necesitadas de un buen boca a boca o de un festival de cine que les sirva de trampolín.

En lo que llevamos de década, se han ido sucediendo varios de estos sleepers, como “Mi gran boda griega” en el 2001 o “Pequeña Miss Sunshine” hace unos pocos años. Éstas, sin ir más lejos, cumplirían las constantes que he citado anteriormente, aunque como ya insinúo, hay de todo y para todos los gustos (The Blair Witch Project, Full Monty…)

The Hangover es, sin lugar a dudas, el sleeper de este 2009. Su enorme éxito ha sorprendido a propios y a extraños, consiguiendo, de rebote, ser la comedia con clasificación ‘R’ más taquillera de la historia en el mercado doméstico estadounidense. Aquí la conoceremos con el título de “Resacón en Las Vegas”, bastante explícito dada la premisa argumental y no muy alejado de la traducción literal del original (La Resaca). Aunque como ya se sabe, aquí hay que darle un título más guasón para atraer al populacho (y sí es a adolescentes fiesteros y potencialmente borrachos, con más razón aún)

La historia no es que sea el colmo de la originalidad. Phil (Bradley Cooper) y Stu (Ed Helms) deciden celebrar la despedida de soltero de su amigo Doug (Justin Bartha) en Las Vegas, y a estos se les unirá su cuñado Alan (Zach Galifianakis). Conduciendo el lujoso Mercedes-Benz descapotable del 69 de su suegro (¿adivináis como acabará el coche?), Doug se dirige junto a sus colegas hacia el citado lugar de destino, donde esperan montar una buena juerga durante las últimas horas de soltería que le quedan.

Al día siguiente, a juzgar por el dolor de cabeza y el desastroso estado de la habitación del hotel, poca duda cabe de que la juerga fue histórica. Desgraciadamente, ninguno recuerda nada lo sucedido y para colmo de males, Doug ha desaparecido y no tienen ni la más remota idea de dónde puede estar. Haciendo acopio de memoria y volviendo a algunos de los sitios en los que pasaron la noche, Phil, Stu y Alan tratarán de recordar su ruta juerguista con tal de encontrar a su amigo y regresar a casa para poder celebrar la boda. Pero la búsqueda no les resultará nada fácil, y pronto se darán cuenta de los líos en los que se metieron la noche anterior y las consecuencias que éstos empezarán a tener.


Antecedentes cinematográficos de despedidas de soltero que se desmadran tenemos un buen par de ejemplos. La ochentera “Despedida de soltero” (Bachelor Party), con un Tom Hanks en sus primeros años dentro del mundillo y en su primeriza etapa cómica (que nos dejó unas cuantas buenas películas), y “Very Bad Things”, comedia negrísima con la que debutaba el por aquél entonces desconocido Peter Berg.

Resacón en Las Vegas” es mucho más gamberra, atrevida y desenfada que la de Hanks, pero mucho menos cruda que la de Berg. Su punto de partida es la despedida de soltero, pero el foco de atención de la trama es todo lo que acontece el día después de ésta.

La juerga que se pegan los protagonistas es tan monumental, que al día siguiente les tocará sufrir las consecuencias. La desaparición del novio será la primera de ellas, y a partir de ahí éstos irán descubriendo todas las locuras y salvajadas que hicieron la noche anterior. Vamos, que los muy sinvergüenzas “la liaron parda” y ahora encontrar a Doug se convertirá en una tarea dura, agotadora y dolorosa -físicamente, sobre todo- que tendrán que afrontar juntos y a ser posible, bien avenidos.

El director Todd Phillips tiene cierta experiencia en comedias mayormente gamberras, aunque la verdad es que ninguna de las que ha filmado permanece mucho tiempo en el recuerdo (te pueden caer en mayor o menor gracia, según el día en el que te pillen, pero suelen rayar la mediocridad). El currículum de los guionistas, Jon Lucas y Scott Moore, no es que sea mucho mejor, más bien todo lo contrario. Sin embargo, parece que esta vez unos y otros han estado bastante acertados en sus intenciones, construyendo una comedia alocada y divertida que aprovecha los recursos y topicazos de las cintas de este tipo (vomiteras, bodas imprevistas, peleas contra matones…) para resultar finalmente más efectiva y menos chabacana de lo que uno podría esperar.

La historia sigue un poco la estela de “Colega, ¿Dónde está mi coche?” Como en aquella (pero menos absurda y surrealista), los protagonistas, amnésicos perdidos, van encontrándose con las personas con las que compartieron la juerga y volviendo a esos lugares donde se desató el desmadre. El espectador es testigo de los bizarros acontecimientos al mismo tiempo que los protagonistas son conscientes de ellos, lo que ayuda a mantener la expectación en cada una de las situaciones que se van sucediendo. Hay momentos buenos que te sacan una sonrisa o incluso una carcajada (si eres de risa fácil), y los hay que no lo son tanto. Aún así, hay un cierto equilibrio durante la poco más de hora y media que dura la película (quizás demasiado para el producto que es), y por suerte en ningún momento pega el bajón, de modo que el entretenimiento es constante.


El reparto al completo cumple perfectamente con su cometido. Que uno u otro te resulte más o menos gracioso dependerá del personaje en cuestión y los gustos de cada uno, pero todos están convincentes en sus respectivos papeles. Ahora bien, el que se lleva la palma es Zach Galifianakis, que interpreta al chalado de Alan (el cuñado del novio), y que de seguro dará que hablar en un futuro (tiempo al tiempo…)

El hecho de que el reparto esté compuesto, precisamente, por actores no muy conocidos para el público de a pie, ayuda a que el protagonismo esté equilibrado entre los tres actores (que no cuatro, porque Justin Bartha es el desaparecido y se le ve lo justo en pantalla). De tener alguna estrella mediática o popular entre sus filas, posiblemente el resto hubieran quedado en un segundo plano, cosa que aquí no ocurre por este mismo motivo: la ausencia de una estrella cómica que eclipse a los demás.

A destacar el cameo de Mike Tyson; la breve aparición de Heather Graham, a la que últimamente le habíamos perdido la pista; y la prometida de Doug, la actriz Sasha Barrese, que físicamente bien podría pasar por la hermana gemela de Megan Fox (salvando las distancias, claro)


“Resacón en Las Vegas” es una simpática y eficiente comedia gamberra con la que echarse unas risas a costa de unos personajes que las pasan canutas en todo tipo de situaciones, a cada cual más disparatada. No es ninguna maravilla (los sleepers tienden a estar altamente sobrevalorados y se les da mucha coba cuando por fin llegan a España) pero deja buen sabor de boca, lo cual ya es mucho decir. Y es que en un género que parece estar sentenciado por la vulgaridad y zafiedad del séquito Apatow y sus imitadores, o por la enésima chorrada sin gracia de tipos como Rob Schneider, Will Ferrell o Adam Sandler, pues se agradece y mucho una comedia de estas características. Los habrá que se lo pasen bomba con los que he nombrado en este último párrafo (para gustos, colores), pero dentro de la comercialidad a la cual se presta, “Resacón en Las Vegas” es una mejor y más recomendable alternativa.

P.D.: No os perdáis los créditos finales, no tienen desperdicio.


Lo mejor: que sea menos vulgar y chabacana de lo que esperaba; Zach Galifianakis.

Lo peor: que su condición de sleeper pueda hacer que te la esperes mucho más divertida de lo que es.


Valoración personal: Correcta

18 comentarios:

Chacal (Oscar Ferrer) dijo...

Yo iré al pase de agosto a verla (tú me imagino que la habrás visto en el de finales de julio) con lo cual ya veremos que tal.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Exacto. Fui al pase del lunes.
Ya leeré tu crítica cuando la postees, a ver si coincidimos en algo.

Saludos ;)

Summerand dijo...

Buenas!
Enontré tu blog y me gustó mucho me pasaré más veces...:D

Por cierto, tengo dos blogs que igual te podrian interesar:

dedicado a la serie héroes:

http://heroesblogserie.blogspot.com

y al cine de terror:

http://noticiasdeterror.blogspot.com

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Bienvenido Summerand.

Me alegro que te guste el blog :)

Me pasaré por el tuyo de terror, ya que la serie Héroes la abandoné en la (cansina) segunda temporada.

Saludos ;)

Alejandra fainstein dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nanu dijo...

Tiene sus partes esta peli, pero pudo ser mejor.
Muy buen blog, cuando puedas pasate por el mio y deja tu opinion

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Hay momentos que te hacen gracia, y otros que no. Como todo sleeper, está algo sobrevalorada. Su éxito quizás se deba a que nos han acostumbrado tanto a comedias medicores, que cuando aparece una decente la gente acude en masa.

Saludos ;)

Sam_Loomis dijo...

Ésta es de las comedias que me llaman la atención. Junto con "Funny People" de Judd Apatow.

¡Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Yo las de Apattow las detesto, y Funny People reúne a dos ¿cómicos? que no soporto, así que dudo qu ela vea.

Saludos ;)

Y encima se llamaba Alabama dijo...

Estoy muy de acuerdo en casi todo lo que expones de la película. Excepto en una cosa, sí creo que había una fórmula para detectar este éxito: Judd Apatow

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Aunque el cine de Apatow y ésta estén enmarcados en el género de "comedia gamberra", creo que esta no recurrre tanto a la zafiedad y vulgaridad del primero. Aquí no se nombra el órgano másculino cada cinco frases para sacar una carcajada al espectador.

Creo que sigue una fórmula más similar a la comedia gamberra de los 90.

Saludos ;)

Sam_Loomis dijo...

Jajaja, te entiendo. Apatow si menciona el órgano masculino a cada momento, al igual que Kevin Smith. En cuanto a "Funny People", Adam Sandler, no soy muy fanático de sus filmes cómicos (aunque lo hizo bien en el filme mas serio, "Punch Drunk Love") pero Seth Rogen si me causa risa.

Saludos

Jorge - cinenovedades dijo...

Suena muy interesante esta comedia, la cual aquí en la Argentina recién acaba de estrenarse en los cines. De las últimas comedias que han tenido mucho éxito y me han defraudado en demasía, recuerdo la para mi flojísima "Superbad". Espero que esta sea muchísimo mejor. Ya de por sí la trama es más atrayente y tu crítica me anima a verla. Ya te comentaré cuando le pegue un vistazo.
Saludos!

Crunch dijo...

¡Pues iré a verla, me has convencido!
Tiene buena pinta este "Memento" alcoholico.

un saludo!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Jorge,
Una de sus bazas, es que tiene por protagonistas a un grupo de treintañeros, y no a unos adolescentes, con lo cuál ésta película pueda ser disfruta por un público más amplio que el típico que suele ir a ver este tipo de comedias gamberras.

Crunch,
Para pasar un buen rato, es una buena opción. Tampoco hay que pedirle peras al olmo.

Saludos ;)

Javi Triunviro dijo...

Señor Pliskeen, cuanto tiempo.

La verdad que le tengo ganas a esta película, pero esperare a que salga en DVD.

Un saludo y espero visites el blog de robert rodriguez:
http://rodriguezspain.blogspot.com/

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No es una película de visión olbigada en cines. Se puede disfrutar de la misma forma desde el sillón de casa.

En breve le echo un vistazo al blog.

Saludos ;)

sex shop dijo...

la peli muy devertida, veremos como va ser segunda vercion que ya a salido