miércoles, octubre 03, 2007

"El Orfanato" un mal oculto

Como todos sabreis ya, “El Orfanato” es la película elegida para representar a España en la próxima edición de los Oscars en la categoría de mejor película de habla no inglesa. Sin embargo, no será hasta Enero del próximo año cuando realmente se nos confirme como una de las candidatas para competir en dicha categoria (cruzemos los dedos)
Lo más tranquilizador, por el momento, es su más que buen recimiento en el Festival de Cannes, donde fue aplaudida efusivamente por los asistentes. Pero no será hasta finales de este mes cuando el público español pueda comprobar con sus propios ojos si tantos elogios son merecidos o se trata de pura y desmedida exaltación (no sería la primera vez).
Aquí un servidor, que ha tenido el lujo de verla en un pase de prensa (lo sé, la envidia os corroe) puede decir, desde su humilde opinión, que dicha película merece todos y cada uno de esos aplausos.

Aún sin haber visto las otras candidatas barajadas para representar a España -y con el riesgo que supone dictaminar sin conocimiento de causa- debo decir que teniendo en cuenta que una estaba ahí por dirigirla quien la dirigue (como siempre) y la otra trataba sobre el ya cansino tema de la postguerra (o guerra, tanto da), la elección de la cinta de Juan Antonio Bayona es acertadísima. Una cinta que, pese a formar parte del género de terror/thriller, se encumbra como una película realmentre escalofriante a la par que emotiva.


Pero vayamos por partes, que sino me iré por las ramas.
La sinopsis seguramente os la sepais de memoria, pero nunca esta de más hacer un breve repaso.

Laura (Belén Rueda) se traslada junto a su esposo (Fernando Cayo) e hijo pequeño (Roger Príncep) al orfanato en el que creció de niña, con la intención de hacer de él una residencia para niños discapacitados.
A su llegada, su hijo empieza a dejar volar su imaginación y le cuenta a su madre los nuevos amigos invisibles que está haciendo. Lo que Laura se toma como algo normal en un niño aburrido e ingenuo, pronto se convierte en algo mucho más inquietante.
No tardarán en sucederse extraños acontecimientos relacionados con esos “nuevos amigos”, hasta tal punto que la vida de Laura dará un vuelco totalmente inesperado. Y lo que seguirá, será mucho peor...


Dicho así, suena a la típica película de fantasmas, con lugar encantado y familia sufriendo mucho, mucho. Pues bien, no es que aporte nada nuevo al género (¿o sí?), pero sí se consigue utilizar un argumento trillado para convertirlo en un relato sumamente estremecedor.


Al inicio, el suspense está depositado con cuentagotas para, posteriormente, ir impregnándose en cada fotograma a medida que la trama avanza. De esta manera, consigue que llegados a cierta punto del film, la angustia y el desconsuelo se apoderen férreamente del espectador. Es tanta esa angustia, que yo mismo deseaba que todo acabara lo antes posible para dejar de sufrir y aclarar el misterio de una vez por todas. Y es que no hay duda que la catarsis con el espectador se produce de inmediato y sin poder uno evitarlo. Quizás también, porque parte de lo que se nos cuenta, coincide con sucesos que desgraciadamente ocurren en la vida real (no digo más, para no chafaros nada)

La cuestión es que el ritmo pausado del film (no apto para los que se aburren con facilidad) y sus saltos en el tiempo permiten que vayamos viendo cómo los personajes principales van desarrollándose y cómo van afrontando todo lo que se les echa encima. Eso, por un lado permite que entendamos (y aprobemos) todas y cada de sus acciones/reacciones; y por otra lado, logra que empaticemos con ellos, lo cual es altamente necesario para seguir con interés la película. Aquí nada de modelos de Calvin Klein con encefalograma plano corriendo y gritando, nada de litros de sangre esparcidos por la moqueta, ni charcutería del todo a 100. Aquí lo que importa es que conectemos con los protagonistas, que suframos con ellos y por ellos. Y tanto actores como director, consiguen que eso sea una realidad. Vamos, que la tensión está segurada, así que iros dejando las uñas largas para tener algo que morder ese día.


Pero todo esto no podría funcionar sin un guión sólido como el que uno se encuentra en esta película. Un guión firmado por Sergio G. Sánchez , que no deja ningún cabo sin atar y al que yo personalmente no le he encontrado fisuras de ningún tipo. Además, consigue crear una perfecta mezcla entre el terror y el drama, sin que ninguno de los dos géneros esté por encima del otro, sino más bien compenetrándose para ofrecernos una histora muy emocional con logrados momentos de puro suspense (a mi se me ha puesto la carne de gallina en algunos momentos)

Ese suspense del que os hablo no recurre en ningún momento a los efectismos baratos que tanto abusan otros títulos. La música acompaña, sin entorpecer, y apareciendo cuando toca. Los efectos sonoros no se utilizan para provocar sustos. Si hay que asustarse, que sea por lo que vemos y no porque nos revienten los tímpanos con el Dolby Surround.

La atmósfera está realmente lograda, pero Bayona tiene la delicadeza de no recrease en exceso en ella, haciéndola así partícipe del relato, al igual que el propio orfanato, que se erige como un secundario más, y no el centro de nuestras miradas.
Escenas al aire libre, planos generales, juegos de clarobscuros pero nunca sin perder la visiblidad, cuidados títulos de crédito, elegante trabajo de fotografía, total ausencia de Parkinson en el cámara (gracias a Dios)...pequeñeces que en conjunto, hacen de esta película una de las mejores muestras de terror patrio de...los últimos años? ¿la última década?

Una película que nada tiene que envidiar las producciones que se hacen al otro lado del charco
, y mucho menos de lo último que nos llega.


Mención a parte merece el reparto. Y he aquí que llegados a este punto, no debo sino quitarme el sombrero ante Belén Rueda y su logradísima interpretación. Un papelón, señores, un papelón. Sus miradas, sus gestos y su rostro consiguen trasmitirte todas sus emociones: su pena, su angustia, su furia y un largo etcéra de sentimientos que la actriz logra captar y mostrar con suma naturalidad.
Dan ganas de pegar un salto de la butaca, zambullirse en la pantalla y ayudarla, abrazarla o apoyarla en su lucha interior y contra lo desconocido.

Fernando Cayo logra también una creíble interpretación, siendo el suyo uno de los personajes más escépticos ante todo lo que acontece, aunque no por ello deba causarnos antipatía (nada más lejos de la realidad)

Hasta el pequeño Roger Príncep, consigue que no nos dé ganas de estrangularlo a las primeras de cambio, algo que a mi me pasa con casi todo los niños que salen en las películas, sobretodo si son de terror. Su actuación no se vé forzada ni desentona con el resto (algo que si ocurría con el nefasto niño prota de “El espinazo del diablo”, dirigida por Guillermo Del Toro; aquí ejerciendo de productor)

Y por último, destacar la breve aparición de Géraldine Chaplin, cuyo papel le sienta como un guante; y también la soprendente Montserrat Carulla, una actriz catalana de rostro amigable que aquí, con su caracterización e interpretación, consigue dar mal rollo.
Si acaso, el punto flojo del reparto lo encuentro en Mabel Rivera, que la percibo un poco forzada como psicóloga de la policía. Pero al fin y al cabo, un mal menor.


En resumidas cuentas, estamos ante una estupendo drama sobrenatural, cargado de acertado y sútil suspense y de sentimiento, mucho sentimiento (sin caer en la ñoñería barata y facilona). Sin ir más lejos, sus últimos 20 minutos se me antojan formidables, con un final evocador, aunque quizás no del gusto de todos los presentes.
Contadas veces hago uso de la palabra que escribiré a continuación, y mucho menos con una película española (por no decir nunca), pero debo admitir que he presenciado un PE-LI-CU-LÓN. Y eso lo escribe un tipo que no es precisamente un fiel devoto del cine español.

De todas formas, lo que al final importa es la opinión de cada uno, la que uno mismo tenga es la que verdaderamente cuenta. Así que pronto tendreis la oportunidad de juzgar vosotros mismos si la película merece o no ir a los Oscars y sí por consiguiente, se merece una dorada estatuilla (yo creo que mucho más que la, para mí, sobrevalorada “El laberinto del Fauno”)
Mi humilde y desinteresado consejo es que si podéis, no es la perdáis.

Felicidades Bayona. Chapeau!

Lo mejor: Belén Rueda; la perfecta mezcla entre drama y terror; el logrado suspense libre de efectismos.

Lo peor: Que al fin y al cabo, la base argumental sea tan trillada (lugar encantado, fantasmas, crímenes del pasado... lo de siempre)

Valoración personal: Muy buena

13 comentarios:

Selden dijo...

Me has puesto los dientes largos. Qué ganas tengo de ver esta película.
Saludos!

Rose Mulligan dijo...

A mi también me has puesto los diente larguísimos!!!! Ya tenía ganas de verla y encima dices cosas tan buenas sobre ella!!!
¡¡Que la estrenen ya!!
Esperaremos humildemente al día 11 los que no tenemos pases de prensa para ver los preestrenos...
¡Saludos! ;)

Faraonika dijo...

Lo admito: la envidia me corroe jejeje

Pues tengo muchas ganas de verla la verdad, y eso que no es mi género favorito pero espero que me guste.
Ya te contaré la semana que viene.
Un saludo!

Pliskeen dijo...

Mi intención era poneros la miel en los labios y veo que lo he conseguido xDD

A mí la película me ha encantado y no me lo esperaba. Quizás si vais con las expectativas muy altas luego os decepcione. Aunque no lo creo, pues considero que es una (muy) buena película.

Me gustaria saber vuestra opinión, así que cuando la veais me lo comentais ;)

Saludos :)

BUDOKAN dijo...

Hola, me han dado muchas ganas de ver este film que mencionas porque la nota que escribes además de ser genial es ampliamente motivadora. Saludos!

Pliskeen dijo...

Bueno, a mi me ha gustado mucho budokan. Quizás tb porque no esperaba tanto de ella y la sorpresa fue mayor, pero aún así no se puede negar que está muy bien dirigida (e interpretada) y con gran carga de emoción y suspense (algo que la falta a muchas películas del género)

Recomiendo su visionado ;)

Saludos :)

Jaime Lorite dijo...

Conociendo su más bien escasa simpatía hacia el cine español, ¡sí que tiene que ser buena para que usted la valore así! :)
El próximo viernes podré opinar, pero su magnífica crítica no parece dejar dudas: "El orfanato" es una de las grandes de este año. Y eso que apenas esperaba nada de ella hasta que la preseleccionaron para competir en los Oscar (aunque ya se sabe, "Luz de domingo" también figuraba entre las candidatas y, habiéndola visto ya, hay que reconocer que no es para tanto).
En mi blog he abierto una encuesta sobre este tema.
Ya le contaré qué me ha parecido "El orfanato".

Un saludo

Pliskeen dijo...

Bueno, parece que empieza a subir una nueva cantera de directores españoles (y con talento!).
Esperemos que no tengan que emigrar fuera para ofrecernos buen cine y que "El orfanato" no se convierta en la excepción entre tanta y tanta bazofia patría que se produce a lo largo del año (el 95% del total, aprox. xDD)

Considero que la cinta de Bayona es una muestra excelente del género de terror (en general). De todas formas, supongo que un punto más o punto menos dependerá de cada uno, pero que es buena, no hay duda.

De todas formas, hay que cuidar las expectativas, que son muy traicioneras. No vaya con la idea del "peliculón", sino con la idea de ver buen cine, y no creo que salga defraudado.

Ya me contará ;)

Saludos :)

Jess dijo...

BUeno, a ver que tal esta peli. Yo seguramente la ire a ver. Original no es, la verdad, pero para tratarse de cine español pues es salir de la rutina de las comedias con poco fuste, las postguerra, los dramones sociales y demás. Y Belén Rueda... si su interpretación está al nivel de la que hizo en Mar adentro, me apunto.
saludos
lasmentesinquietas.blogspot.com

Jess dijo...

BUeno, a ver que tal esta peli. Yo seguramente la ire a ver. Original no es, la verdad, pero para tratarse de cine español pues es salir de la rutina de las comedias con poco fuste, las postguerra, los dramones sociales y demás. Y Belén Rueda... si su interpretación está al nivel de la que hizo en Mar adentro, me apunto.
saludos
lasmentesinquietas.blogspot.com

Pliskeen dijo...

"Mar adentro" no la he visto (ni ganas), pero a Belén Rueda nunca la tuve en muy buena estima (culpo en buena parte a su carrera televisiva), así que la sorpresa ha sido tremendamente grata :)

Esperemos que "El orfanato" no sea la excepción que confirma la regla y se empiece a hacer otro tipo de cine (y como Dis manda, como en este caso)

Saludos y gracias por comentar ;)

Selden dijo...

Ya he visto la película.
Hay que reconocer que está muy bien realizada y que ojalá el cine español nos diera más muestras como ésta de cine de calidad.Hubo momentos en los que pasé verdadera tensión.
Pero debo confesar que me decepcionó las más que evidentes similitudes con la película de "Los Otros".Aunque parte de supuestos distintos, termina por ser tres cuartos de los mismo, sobretodo en el último tercio de la película en el que la línea básica argumental es muy parecida.Yo sí encontré puntos débiles en el guión pero que no comento porque tendría que destripar el final,para no fastidiar a nadie :)
Saludos!

Pliskeen dijo...

Yo la verdad es que sigo sin verle parecidos con los otros, salvo en el hecho que sean ambas películas de fantasmas y el protagonismo recaiga en una mujer. La historia, su desarrollo y sobretodo su final, me parecen totalmente distintos.

El guión cuenta con momentos un tanto forzados y algunas cosillas que no quedan muy explicadas, pero durante la película ni me los planteé (fue mucho más tarde, ya en frío xD).

Saludos ;)