martes, enero 20, 2009

“Transporter 3”, más de lo mismo, pero peor


Después de varios papeles como secundario en producciones británicas y estadounidenses, en el 2002 le llegó a Jason Statham la oportunidad de protagonizar una película francesa llamada “Transporter”, una entretenida cinta de acción de tantas que lleva prefabricando Luc Besson en los últimos años. El film en cuestión pretendía convertir a este musculado “actor” en un nuevo héroe del cine de acción moderno, y en cierto modo, consiguió su propósito. Aunque de forma irregular, Statham ha ido protagonizando más –y en algunos casos, mejores- producciones de este género que sus directos competidores (Vin Diesel o Dwayne “The Rock” Johnson)

No es de extrañar pues, que una de sus trabajos más bien recibidos (la citada Transporter) fuera a convertirse a una saga que intentara cubrir ese hueco de cine acción que faltaba en esta década. Así es como tres años más tarde llegó su primera y espantosa secuela, que pese a repetir con director y guionistas, se alejaba bastante de su predecesora, aumentando y exagerando las dosis de acción hasta límites tan inverosímiles como insultantes.

Ahora nos llega la tercera entrega con nuevo director, Olivier Megaton (nos ahorraremos el chiste) y nueva chica florero, Natalya Rudakova, pero con la misma fórmula de siempre.

En esta ocasión, Frank Martin (Jason Statham) se ve obligado, bajo amenazas, a realizar una misteriosa entrega. Con su habitual vehículo de transporte -el Audi A8- y sus normas de siempre, Frank deberá transportar dos voluminosas bolsas y a una joven ucraniana, Valentina (Natalya Rudakova), desde Marsella hasta Odessa. Sin embargo, esta vez su cliente se asegurará de una forma un tanto peculiar de que Frank cumpla con su misión pase lo que pase: un sofisticado brazalete atado a su muñeca le impedirá alejarse del vehículo más de 20 metros; de hacerlo, el brazalete estallará y por tanto, él volará en pedazos (algo parecido a aquella película de Rutger Hauer titulada “Peligrosamente unidos/Deadlock”, pero cambiando el collar por una pulsera)

De nuevo, el guión vuelve a ser lo de menos. Cuatro líneas y un macguffin (la susodicha carga), le sirven a Besson para desencadenar toda la acción, es decir, todos los obstáculos que Frank Martin deberá ir superando para cumplir con la entrega. En ese sentido, sería injusto criticar Transporter 3 por su escaso argumento, siempre y cuando el resto cumpliese con su objetivo. Y en este caso, debo decir que no lo cumple.

En primer lugar, las secuencias de acción están, a mi gusto (recalco lo de a mi gusto), por debajo de las de las anteriores entregas. Eso no sería demasiado grave si no fuera porque además están pesimamente rodadas (que no planificadas). Al Sr. Megaton le gusta marear y aturdir al espectador con secuencias de acción excesivamente aceleradas y espasmódicas que apenas nos dejan entender lo que en ellas ocurre (la antítesis a Timur Bekmambetov, para entendernos). Este recurso podría funcionar en escenas de transición, como ocurría en la primera entrega de “Blade”, pero para secuencias de acción al completo se convierte en todo hándicap, impidiéndonos disfrutar de ellas y haciendo su visionado bastante irritante (para que luego digan de Michael Bay…)


Con las peleas cuerpo a cuerpo ocurre exactamente lo mismo. En ellas, Statham tiene la oportunidad de lucirse no sólo en el combate sino también mostrando musculitos y tableta de chocolate. Si encima el especialista en artes marciales es Corey Yuen, uno de los mejores y más prolíficos en su campo, todo viene rodado para nuestro disfrute. Desgraciadamente, el director vuelve a fastidiarla mareando la cámara y acelerando las imágenes de tal manera que las peleas se vuelven francamente insatisfactorias.

Por tanto, pese a tener tipos que planifican de forma decente las peleas y las secuencias de acción (que aquí tampoco son demasiado espectaculares, salvo la última del tren, que sería la más destacable), Megaton lo arruina todo con un montaje confuso. Y si eso falla en una cinta de acción, apaga y vámonos.

También hay que destacar algunas momentos de transición de la trama que se alargan en exceso y que ralentizan el ritmo de la película (la escena del “striptease” de Statham o la de la gasolinera) haciendo de su visionado algo farragoso, más cuando la trama en sí ni tan siquiera da para los 100 minutos que dura todo.

Y ya para colmo, la partenaire femenina de Statham se hace repelente e insoportable hacia la mitad de la película, que es cuando empieza a entablar conversación con su personaje. Su caprichosa y apática actitud te saca de quicio en más de una ocasión, deseando que en cualquier momento Frank la eche del coche y prosiga su camino sin su molesta compañía. Lástima que eso no ocurra y que por el contrario los guionistas decidan sacarse de la manga una precipitada historia de amor que no viene muy a cuento.


Una vez aclarados los puntos negativos, toca hablar de lo mejor de la película, y eso tiene nombre y apellido: Robert Knepper (el genial "T-Bag" de Prison Break), que aquí ejerce la función de villano de turno. De todas formas y pese a las aptitudes del actor, tampoco se le permite a éste lucirse demasiado, no vaya a ser que se coma con patatas la inexpresividad del héroe protagonista (inexpresividad que aquí, todo sea dicho, tiene su razón de ser dado el temperamento de Frank Martin). Punto positivo también para François Berléand, quién pone de nuevo la nota de humor a la historia.


Por tanto y contra todo pronóstico, lo que iba a ser una simple pero amena cinta de acción sin demasiadas pretensiones se convierte en una caótica sucesión de escenas de acción imposibles de disfrutar, con una trama interesante pero demasiado estirada. Su mérito reside en que las fantasmadas no sean tantas ni tan escandalosas como las de la segunda entrega, pero de poco sirve si ni tan siquiera está a la altura de la Transporter original (la única verdaderamente disfrutable de las tres)

Dicho esto, no dudo lo más mínimo que Transporter 3 encontrará su público, pero a mí ya no me la cuelan otra vez.


Lo mejor: Robert Knepper y François Berléand


Lo peor: las ininteligibles escenas de acción; que aburra por momentos.


Valoración personal: Mala

21 comentarios:

Chacal dijo...

No coincido contigo en el sentido que para mi llegó al mínimo de los mínimos que le pido a una película así, pero al mismo tiempo no me extraña tu puntuación porque sus escenas de acción serian equivalentes a las de Wanted... y esa tampoco te gustó nada.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Bueno, el problema no es tanto su inverosimilitud (algo detestable en Wanted), sino que el montaje sea horroroso. Llegué también a aburrirme bastante hacia la mitad, deseando que la película terminara, algo que por muy mala que fuese una película de acción, no solía ocurrirme.

Yo también tengo unos mínimos, pero Transporter 3 no los cumple. Seré demasiado exigente...

Saludos ;)

Machete dijo...

Con lo buena que es la primera...la segunda es pasable y por lo visto esta infumable. La industria siempre exprimiendo la gallina hasta que ya no pone huevos.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Para mí desde luego, es una cinta de acción mediocre. Si la segunda te pareció pasable quizás ésta tb te lo parezca... quién sabe.

Personalmente, no la recomiendo salvo a quien sea muy fan de la saga (a mí tan sólo me gusta la primera)

Saludos ;)

Machete dijo...

Por lo que mencionas dudo que me gustara demasíado.

Alejandro the Basilisk dijo...

solo vi la primera y mas o menos

intente ver la segunda y casi vomito

asi que esta tercera forma parte de mio extensa lista de peliculas que nunca vere

saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Haces bien ;)
Esta tercera está más cerca de la segunda. Si con esa no pudiste, con esta tampoco podrás.

Saludos :)

PKDesignz dijo...

No he visto esta tercera, pero si diré que en estos casos de sagas es ley de vida que vayan perdiendo interés y calidad..

saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Toda la razón. Por lo general, las secuelas van decayendo conforme avanzan, si bien esta saga ya estaba bien muerta con la primera secuela.

Saludos ;)

Almas Oscuras dijo...

Qué manía tienen de estirar las cosas... La primera era aceptable, sin más. Tenía unas buenas escenas de acción y resultaba entretenida; pero en mi opinión, no merecía ni siquiera una segunda parte... Esta no me interesa.

Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Con lo mal que está el género de acción en esta última década, Transporter era de lo más aceptable que uno podía echarse a los ojos. Desgraciadamente, creyeron que con eso bastaba, y han pretendido hacer una saga al estilo Jungla de Cristal y convertir al inexpresivo de Statham en el nuevo Bruce Willis.

No sólo no lo han conseguido (falta calidad por un lado y carisma por el otro), sino que además el resultado es sumamemtne mediocre.

Saludos ;)

Jorge - cinenovedades dijo...

Bueno, si ya ni siquiera cumple con brindar mínimamente buenas escenas de acción, creo que vamos de mal en peor.
En realidad, pese a que vi las dos entregas anteriores, no es un tipo de cine que me llame demasiado, ya que todo es demasiado conveniente y no creo que el género de acción tenga que ir por ese lado. Son de esas cintas que veo una noche y a la mañana siguiente no puedo acordarme nada de lo que vi. Son entretenidas, pero no llegan a ser buenas películas. Como bien dices, la primera cinta es la más correcta de todas, pero por lo que dices, en "Transporter 3" se ha llegado al límite de lo insoportable.
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Así es jorge. Para que yo me aburra con una película de acción, la cosa tiene que estar muy mal (he visto cintas de acción malas, pero almenos pasaba el rato)

Taken, la cuarta de Die Hard y John Rambo, son las pocas cintas de acción de los últimos tiempos que realmente merecen la pena. El resto son olvidables. Y si como dices, no te entusiasma demasiado esta saga, esta mejor ni la veas xD

Saludos ;)

Jorge - cinenovedades dijo...

Difícil aburrirse con una película de acción no? Lástima que este sea el caso.
Por cierto, coincido con respectos a las cintas que mencionas. "Taken" me ha gustado muchísimo, una muy buena peli y un gusto ver a Liam Neeson en un papel a su medida. Ni hablar de "Live free or die hard", un gran regreso de Bruce Willis. Y lo de "John Rambo", fue espectacular. Tremenda cinta que fue de lo mejor del año. Otra que vi últimamente y que con errores y todo me pareció muy buena fue "Death Sentence" con Kevin Bacon.
Saludos!

Anónimo dijo...

A mi me parecieron mejor tbn las anteriores sobre todo la uno...pero qiero acerles una pregunta alguien me puede decir como se llama la cancion q suena en la gasolinera... gracias

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Con la canción no puede ayudarte Anónimo. No es mi estilo de música.

Saludos y gracias por dejar tu opinión ;)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

jorge, a mí tb me gustó Death Sentence, aunque en algún que otro momento se les va un poco la olla (un coche jamás podría partir una camioneta como lo hace Bacon en la peli xD)

Saludos ;)

Sam_Loomis dijo...

Robert Knepper como el villano es sin duda lo mejor de la película. El resto es un aburrido entretejido de escenas de acción insípidas y asquerosamente ridículos intercambios entre Statham y la chica rusa. Decepcionantemente mala.

Muchos Saludos

Anónimo dijo...

No me acuerdo quien lo pregunto. La cancion de la gasolinera es trans boulogne express de birdy nam nam

sex shop dijo...

que pasada de película. me gusta este actor

Anónimo dijo...

No esa no es la canción de la gasolinera, por que la que yo pregunto es la que esta sonando dentro de la tienda en la cual la chica no puede entrar al baño y se hace en uno de los pasillos la canción de fondo de la escena que parece de tipo hindu o arabe