domingo, febrero 01, 2009

“El curioso caso de Benjamin Button”, viviendo hacia atrás


Lo último del siempre interesante David Fincher, es una de las cintas más esperadas del 2009 y una de las firmes candidatas a llevarse alguna que otra estatuilla en los Oscars. A mi modo de ver, esto es, en parte, una especie de compensación por ningunear su anterior obra, la notable “Zodiac”, en los Oscars del pasado año.

Las expectativas con su nuevo trabajo están bastante altas, tanto por su inusual historia (un hombre que nace viejo y rejuvenece a medida que se hace adulto) como por su reparto, que vuelve a unir a Brad Pitt y Cate Blanchett tras la aclamada “Babel”.

Estas expectativas pueden verse cumplidas, como en el caso de muchos espectadores que ya han podido disfrutar de ella, o verse transformadas en una ligera decepción, como ha sido mi caso. Pero vayamos por partes.

La historia se basa en una relato corto de F. Scott Fitzgerald y trata sobre un hombre, Benjamin Button (Pitt), que nace con el envejecido aspecto de un señor de 80 años (aquejado de las mismas dolencias que se puedan tener a esa edad como ceguera y/o sordera, artrosis, etc.) y que va rejuveneciendo a medida que pasan los años.

Abandonado por su padre nada más nacer, Button es criado en un asilo de ancianos, haciendo amistad con los residentes e intentando tener una vida lo más normal posible, dentro de las circunstancias. Y es que salvo la particularidad de su extraña enfermedad, su vida será como la de cualquier otro hombre de la época, conociendo a distintas personas a lo largo de los años, entablando inolvidables amistades, viviendo amores y desamores, y participando de un modo u otro en la II Guerra Mundial.

Daisy (Blanchett), su primer amor des de bien pequeño, será el eje sobre el cuál gire su vida y la que en parte, marque su destino y su forma de vivir.


Basándose en un relato corto, quizás algunos se pregunten si realmente la historia da para las casi tres horas que dura la película. Pues la respuesta es sí, ya que contar los 80 años de vida de un hombre es algo que difícilmente se pueda hacer en mucho menos tiempo. Por suerte para los menos pacientes, la narración que imprime Fincher es bastante ágil, de modo que esas dos horas y cuarenta y cinco minutos no nos parecen tanto. Aunque eso no evita que haya ciertos altibajos, especialmente pasada la primera hora.

La particular enfermedad de Benjamin Button es sin duda uno de los mayores atractivos de la cinta, aunque llega un momento en que ese aspecto distintivo no es más que una característica añadida –y el gran hándicap- al verdadero centro de la trama: la imposible historia de amor entre su personaje y el de Daisy. Y es que a parte de ese elemento fantástico, lo que tenemos delante es un drama romántico en toda regla.


Mucho se ha hablado de las similitudes que guarda “The Curious Case of Benjamin Button" con “Forrest Gump, y no es para menos, teniendo en cuenta que el responsable del libreto es Eric Roth, guionista de la magnífica cinta de Zemeckis. De todas formas, esos parecidos son puntuales, quizás debido a una pequeña falta de imaginación del autor, a un autoplagio inconsciente o quién sabe, puede que a un ligero homenaje con serias intenciones de conseguir el mismo éxito cara a la taquilla y a la crítica. Pero lo que sí es cierto, es que esas similitudes son tan triviales que poco importan, puesto que el film de Fincher tiene su propia complejidad y su propia esencia, incomparables a ninguna otra cinta que un servidor haya visto. También bebe un poco de Big Fish de Burton, por lo menos en lo que se refiere al modo de contar la historia (a través de un familiar moribundo, voz en off e intercalando pasado y presente a base de flashbacks)

Considero que la historia, en todos sus aspectos, es francamente buena, desde el elemento puramente fantástico hasta la relación amorosa de los protagonistas.
Ponerse en la piel de Button es algo difícil, pues ver como las personas que comparten tu vida envejecen y mueren mientras tu les dices adiós haciendo exactamente lo contrario, tiene que ser algo muy duro. Y las complicaciones que contrae a la hora de mantener una relación de pareja estable, ya debe ser el colmo. Y es ahí, en parte, dónde residen tanto virtudes como defectos.

Por un lado, hay un interés máximo en ver cómo va rejuveneciendo Button, cómo se adapta a esos cambios y de qué manera estos afectan a su vida diaria, y sobre todo, a su relación con Daisy. Lo malo, y eso es algo muy subjetivo que seguramente otros no compartan, es que le falta cierta emotividad (que no sentimentalismo lacrimógeno, no confundamos) para que esa historia nos llegue al alma. Aún después de su visionado, sigo sin saber qué es exactamente lo que le falta a la película de Fincher, pero pese a gustarme lo que he visto, apenas me ha emocionado/conmovido como sí lo han hechos otras películas mucho más sencillas que ésta. Conmigo, ese ha sido su mayor problema y el motivo por el que me cuesta mucho tildarla de “obra maestra” -palabras mayores que concedo a muy pocas películas-, como muchos otros sí han hecho (cuestión de gustos, supongo)

En el apartado técnico, una merecedora ovación a Digital Domain, los responsables de los efectos especiales, y por tanto, de hacer creíble un joven Benjamin Button con aspecto de 80, y a la inversa. Después de su imperceptible e increíble trabajo en “Zodiac” (aunque no lo creáis, hay escenas casi completamente digitales, y lo mejor es que no nos damos ni cuenta), vuelven a repetir con Fincher para digitalizar por completo el rostro de Brad Pitt y trasladarlo al menudito cuerpo de otro actor que representa a Button.
El resultado es impecable, tanto que más bien parece maquillaje + trucaje infográfico. Por tanto, el viejo Benjamin Button del principio y el joven del final son, de cuello para arriba, digitales. Así que además del trabajo de captura de movimiento, la interpretación de Pitt queda reducida a toda la fase intermedia, dónde sí aparece convenientemente maquillado como un hombre ya mayor, y sin maquillaje, cuando aparece tal cual es en realidad (un atractivo y bien conservado hombre de más de 40 años)


La ambientación está también muy conseguida, desde lo que acontece en Nueva Orleans hasta lo relacionado con la parte más bélica y aventurera de la trama. La banda sonora es agradable, aunque no muy destacable, pues tampoco se usa para dar mayor énfasis a las imágenes sino simplemente para acompañarlas.

Respecto a las interpretaciones, Brad Pitt está simplemente correcto, pero lejos de sus mejores registros (su nominación al Oscar me parece exagerada, pudiendo estar en su lugar Di Caprio por “Revolutionary Road”). De hecho, en algunos momentos se me antoja demasiado frío e incluso insensible. Todo lo contrario a Cate Blanchett, que está de sobresaliente de principio a fin. Ambos se ven acompañados por un solvente reparto de secundarios: Jason Fleminng, Julia Ormond, Taraji P. Henson o incluso Elias Koteas en un papel menor.

En resumen, “El curioso caso de Benjamin Button” es una interesante y meritoria película que tiene todo de su parte (buen director, buen reparto e inmejorable historia) para encandilar a muchos espectadores, aunque de seguro aburrirá a otros tantos. A un tercer grupo, del que inevitablemente formo parte, les gustará pero no les maravillará (¿ausencia de empatía con los personajes?, ¿expectativas traicioneras?... a saber)


Olvidad las críticas más y menos entusiastas. Vedla y juzgad por vosotros mismos.


Lo mejor: que pese a su duración, no aburra; los efectos especiales; Cate Blanchett

Lo peor: no haber conectado con los personajes.


Valoración personal: Correcta

14 comentarios:

Chacal dijo...

A mi la película no se me hizo larga, pero ese tono fabulesco a medio camino entre Forrest Gump y Big Fish que quiere tener en muchos momentos lo pierde en otros por la extremada dilatación de los mismos. Eso si, la Academia de Hollywood nuevamente premiará en plan compensación por el ninguneo que tuvo Zodiac (a mi modo de ver, film superior).

Pliskeen (David Ribet) dijo...

A mí tampoco se me hizo larga, pues como ya comento, el ritmo narrativo es bastante ligero. No creo que su duración sea un problema, pero sí me parece que pega un bajón respecto a la primera hora.

Zodiac, en ese aspecto, se me hizo algo más pesada, porque la investigación apenas conduce a ningún sitio. De todas formas, siendo géneros tan distintos, no sabría decir cuál de las dos es mejor.

Podrían compensar a Fincher por el ninguneo del año pasado, pero Danny Boyle también es un duro rival a batir (y los Globos de Oro a veces nos pueden dar una pista sobre quién puede ser el ganador)

Saludos ;)

Almas Oscuras dijo...

Esta tengo muchas ganas de verla. El trabajo de Fincher siempre me ha fascinado (y casi nunca decepcionado). Y la historia me atrae. Esperemos que viniendo de Fincher no sea una película de lágrima fácil (lo cierto es que mi mujer me dijo que casi se puso a llorar al ver una fotograma que aparece en los medios y que me imagino que pertenece a la parte final de la película).
Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Puedes estar tranquilo que no busca la lágrima fácil. Un amigo me ha comentado que tb ha visto ese mismo fotograma y sabiendo que pertenece al final. Es una lástima conocer de antemano ese detalle.

Yo no me he emocionado como esperaba, pero imagino que muchos sí lo harán, a tenor de algunas entusiastas críticas que he leído (y eso que me considero una persona medianamente sensible)

Saludos ;)

Almas Oscuras dijo...

Es una lástima que ocurran cosas así. Es un fotograma impactante... no es justo que lo conozcamos de antemano. Y estaba publicada en una revista especializada de gran tirada.
En fin...
Ya te contaré cuando la vea.
Saludos

Alejandro the Basilisk dijo...

yo todavia no la vi

veremos despues comentaremos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Estaré atento a tu opinión ;)

Saludos :)

Sam_Loomis dijo...

Creo que estamos en la misma sintonía en cuanto a esta película. "Les gustará pero no les maravillará" así me siento, y también me hago las mismas preguntas que formulas tu, ¿ausencia de empatía con los personajes? ¿Expectativa traicioneras?. Creo en mi caso que es la segunda, tal vez esperaba más de esta historia y de David Fincher.

Un gran Saludo

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Poco a poco el grupo de "ligeramente decepcionados" se va ampliando xD

Creo que le falta bastante para llegar a ser esa maravilla que muchos pregonan, aunque eso no le quita todos los méritos que sí reúne la cinta y que ya he comentado en la crítica.

Saludos ;)

Jorge - cinenovedades dijo...

Todavía no he podido verla, pero hasta el momento David Fincher es un cineasta que creo que nunca me ha decepcionado. Aquí lo que verdaderamente llama la atención es la historia, bastante original, por cierto. Por lo que comentas, parece que es una muy correcta cinta, aunque no te haya maravillado. Tengo una anécdota con esta cinta. Mi compañera de trabajo quedó totalmente fanatizada con ella luego de verla. Ya te diré que me parece cuando la vea.
Impecable reseña, Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Prbablemente a tí tb te maraville. Conmigo no lo han conseguido.

Fincher es un buen director, aunque no todas sus cintas me entusiasman por igual.

Saludos ;)

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas
http://traslaspuertas.lacoctelera.net

Yo ya dije que está bien pero se me hizo larga y previsible (no me parece una joya, vamos).

Sobre esto que dices: "Brad Pitt está simplemente correcto, pero lejos de sus mejores registros (su nominación al Oscar me parece exagerada, pudiendo estar en su lugar Di Caprio por “Revolutionary Road”). " ESTOY 100% de acuerdo.

DiCaprio lo merecía más.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Es que la nominación de Pitt me parece algo inaudito. Está ahí por quien es y por la película, y no por méritos propios.

Saludos ;)

sex shop dijo...

It can't work as a matter of fact, that's exactly what I consider.