domingo, agosto 12, 2007

El últimatum de Bourne, encajando las últimas piezas

Pronto aterrizará en nuestras pantallas la, de momento, tercera y última entrega de la saga Bourne. El precedente es más que bueno, ya que en USA ha cosechado un buen éxito en su estreno y las críticas hacia ella son más que favorables. La verdad es que no es para menos, puesto que esta tercera entrega es un más que digno cierre de una de las trilogías más eficaces (e inteligentes) de los últimos años.

Con una puesta en escena sobria pero contundente, la saga que ha encumbrado al sr. Damon al estrellato (el mismo lo admite), se ha abierto paso en un mercado cinematográfico en el que la pirotecnia, los efectos especiales y las estrellas de renombre están a la orden del día. Puede que con menos pretensiones, pero con más talento, se ha conseguido algo que no se conseguía en muchos años: hacer una saga que no solo mantenga el nivel de una secuela a otra, sino que lo supere.


Paul Greengras recogió el relevo de Doug Liman -ejerciendo éste ahora de productor- con “El mito de Bourne” y aquí vuelve a estar en la silla de director. Su experiencia dirigiendo documentales se hace notar también en sus películas, y el realismo que impregna en ellas es ya marca de la casa.

Por ello, tanto el conjunto como las escenas de acción en particular, se distancian bastante de la pomposidad de otras cintas del género. La película está confeccionada como un thriller de acción sostenido por un guión sólido y rehuyendo de efectismos baratos. La acción está al servicio de la trama, y no al revés.

A Grengrass le gusta rodar cámara en mano, y aunque yo no soy muy partidario de esta técnica, la verdad es que a medida que pasan los minutos, uno ya no le presta atención a eso, pues ya ha sucumbido totalmente a la propia película.


En esta nueva a entrega, el agente Jason Bourne tratará de encajar las últimas piezas que conforman el puzzle de su misteriosa identidad. Irá a por todos aquellos que lo quieren borrar del mapa y pondrá punto y final a una vida plagada de huidas constantes.

Tras haberse vengado de la muerte de su novia y darse cuenta de que por más que se esconda, siempre le perseguirán, Bourne toma ya la decisión de llegar hasta el final, cueste lo que cueste. Impartirá justicia a su modo. Y si tiene que repartir ostias como panes, las repartirá, que de eso y más, sabe un rato largo.


La película tiene un ritmo endiablado y Bourne no para quieto en casi ningún momento. Viaja a Londres, París, Madrid, Berlín y Nueva York (no en este orden), siguiendo cada una de las pistas que le llevarán hasta los máximos responsables de su angustiosa situación.

Los momentos más frenéticos vienen acompañados de una acertada música que ayuda a sentir la tensión del momento. De hecho, para mí, las mejores secuencias no son las típicas persecuciones con vehículos de por medio, sino aquellas en las que Bourne trata de burlar el seguimiento de sus captores. Estos últimos, trabajan desde su sede con la mejor de las tecnologías de vigilancia y me ha sido imposible no recordar la serie “24”. Aquellos que la sigan y vean la película, sabrán un poco a lo que me refiero (satélites, cámaras de vigilancia, teléfonos pinchados...)


Como ya he dicho, “El últimatum de Bourne” se sustenta gracias sobretodo a un guión competente de principio a fín. Si bien la idea es simple (el juego del gato y el ratón, pero esta vez por duplicado), la trama se va desarrollando de forma escalonada, captando el interés en todo momento, sin permitirse ningún bajón. Todo lo que se nos va contando, tiene su razón de ser. Y quizás el mayor logro es conseguir que como espectadores, adquiramos esa complicidad con el protagonista. En todo momento sabemos de Bourne, tanto como él mismo. Eso nos permite ir atando cabos al mismo tiempo que lo hace él.


Y en cuanto al reparto en sí, decir que Matt Damon cumple una vez más con su rol. Sería muy dificil (que no imposible) imaginarse una continuidad de la saga sin Damon encarnando a Bourne. Si bien no está en mi lista de preferidos, debo admitir que consigue transmitir la humanidad que el personaje necesita, siendo ésta una buena manera de sentir empatía por un tipo a veces tan frío y del que conocemos poco más que pequeños flashes de su pasado.


En lo femenino, repiten Julia Stiles y Joan Allen, cuyos personajes serán vitales en el transcurso de la cinta, como ya lo fueron en la anterior entrega. Ambas correctas en sus papeles, destacando sobretodo a Allen.


David Strathairn se encarga aquí de dirigir la caza de Bourne. Su personaje no conoce límites a los que atenerse para lograr sus objetivos, por lo que no duda en eliminar cualquier sujeto que prentenda ayudar a nuestro sufrido protagonista.

La interpretación de Strathairn está a la altura de los anteriores antagonistas. Sin duda, una buena elección (recomiendo su papel de borracho y maltratador en la película “Eclipse Total”)


Y por último, mención especial a los veteranos Albert Finney y Scott Glenn (este tío mola), que siempre cumplen y que otorgan su toque personal a sus personajes. No está de más decir que la dura mirada de Glenn llena la pantalla en los escasos minutos (por desgracia) que hace acto de presencia.

Claro que esto es muy subjetivo, así que aquellos que lo tachen de inexpresivo, esto les sonará a chiste xD


En definitiva, esta tercera parte gustará a todos aquellos que hayan disfrutado con las anteriores entregas. Si bien yo no soy un entusiasta de la saga (la primera me pareció simplemente correcta), por lo menos he quedado satisfecho. No me he aburrido en ningún momento y tampoco he encontrado fallos en su ejecución. Y de haberlos en el guión, si consigue hacer que no prestes anteción a ellos, ya lo podemos considerar un logro importante.

Puede que a aquellos que estén acostumbrados (o mal acostumbrados, según se mire) a cintas más espectaculares, queden un tanto decepcionados. Esto no es una Missión Imposible ni un Casino Royale. Aquí la saga no se cierra a lo grande, sinó en su linea y manteniendo la calidad de sus predecesoras. No hay lugar para rocambolescas escenas de acción. Las que hay están ejecutadas con admirable precisión y dinamismo, pero tampoco son de las que nos dejan con los ojos abiertos.

Pirotecnia pues, la justa y en su debido momento.



Lo mejor:
el ritmo frenético de toda la película; la total coherencia con las anteriores entregas; las persecuciones a pie o en vehículo; el realismo que impregna Grengrass

Lo peor: el molesto tembleque de la cámara en algunas secuencias


Valoración personal:
Buena


15 comentarios:

Roberfumi dijo...

Hola Pliskeen, esta no me la pierdo. Ya había leído tu critica en tublogdecine pero ya que me he pasado por aquí dejo mi comentario para la posteridad jejeje.

Un saludo!!!

Rose Mulligan dijo...

Tus valoraciones no solían ser un numerito?? qué significa esto de "buena"?? jajaja
La verdad es que no he visto ninguna de las tres y de momento tengo otras películas más urgentes por ver... así que dejaremos a Matt Damon para otra ocasión, que tampoco me entusiasma este actor!
Saludos!!

Pliskeen dijo...

Bienvenido Roberfumi ;)

Gracias por pasarte por mi humilde blog y dejar un comentario.
Cuando ya la hayas visto me comentas que te ha parecido y así vemos si coincidimos. De todas formas, si el resto te han gustado, no dudo que ésta tercera tb lo haga


Rose

He decidido cambiar lo de las valoraciones, más que nada porque siempre me cuesta sacar puntuaciones exactas. De hecho, en frío, suelo pensar que a alguna le he puesto demasiado buena nota.
Asi que a partir de ahora, calificaré las películas de esta forma, ya que así se entiende mejor la opinión que tengo de ellas.

A mí tp me entusiasma mucho el sr. Damon, pero reconozco su buen hacer en algunos papeles de su carrera.
Cuando le hayas echado un vistazo a la saga Bourne, me cuentas ;)

Saludos :)

Faraonika dijo...

Tengo muchas ganas de verla. Esta promete!!

Ya te contaré.

Un saludo;)

Pliskeen dijo...

Creo faraonika, que será de las pocas cintas estrenadas esta año que no decepcionen a nadie o casi nadie.

Saludos ;)

BUDOKAN dijo...

Hola Plisken, la verdad que esta saga seguramente ocupará en la historia el lugar que ocupó la de Bond hace unas décadas atrás. Parece muy buena por lo que escribes. Saludos!

Pliskeen dijo...

No soy precisamente un seguidor de la saga, pero sé reconocer un buen producto cuando lo veo.
La saga Bourne es de lo mejorcito que se ha hecho en los últimos años. Es cine de calidad, inteligente y exento de grandes pretensiones (lo cual se agradece)

Dudo que Hollywood deje escapar la oportunidad de seguir amasando dinero con una saga tan competente como esta. Por el momento, Matt Damon no le ha hecho ascos a la posibilidad de una cuarta entrega, siempre y cuando Grengrass siga detrás de la cámara.

Tan sólo espero que no se carguen la saga, pues como bien dices, probablemente acabe ocupando un lugar importante en la historia del cine. Si es así, no dudo en que se lo merezca.

Saludos ;)

Jaime Lorite dijo...

Bourne nunca me apasionó. Hace unos años vi la primera entrega y me dejó bastante frío, por lo que pasé de las demás. Sin embargo, con todo el lío montado ahora con la tercera entrega y tal, he optado por darle otra oportunidad a Matt Damon y compañía, por lo que entre ayer y hoy he estado viendo la primera. Y esta vez me ha gustado. Mucho. Si me doy prisa, veré rápido la segunda e iré al cine a por la tercera.

Un saludo

Pliskeen dijo...

Yo no soy un fan de la saga, la verdad. La primera me pareció simplemente correcta, pero creo que Grengrass detrás de la cámara le ha dado el toque de calidad (y ritmo) que necesitaba para enganchar al espectador.
Piensa que Bourne no es ni un James Bond ni un Ethan Hunt. Sus películas son más comedidas, con menos pirotecnica y menso piruetas fantasiosas. El realismo, dentro de lo que cabe, impregna toda la saga.
Y el guión está mucho más elaborado que el resto de similares productos.
Otra diferencia es que Bourne es una continuidad secuela tras secuela. Así que si de buen principio ni te engancha ni decides seguirla, pues ya no hay más por donde tirar.

Saludos ;)

Faraonika dijo...

Ya la vi, ya la vi!!! jejeje

A mí la verdad me ha gustado mucho, aunque se flipan bastante en algunas escenas de acción con los coches y las motos. En fin...es sólo mi humilde opinión.

Un saludo!!

Pliskeen dijo...

Si crees que en esta película se flipan, mejor ahorráte las sagas de James Bond y Ethan Hunt (Mission Imposible) enteritas xDD

Yo creo que por lo menos las escenas se acción se mueven dentro de lo creíble. Lo único malo es el tembleque insoportable de la cámara, que entorpece bastante lo que uno está viendo o intentado ver.

Saludos ;)

Faraonika dijo...

A ver la persecución por Marruecos con el sube y baja de las motos por las escaleras era de todo menos creíble.

Y respecto a la cámara tienes razón en lo del tembleque pero tanto primer plano de Matt Damon también cansa bastante.

Pero bueno , como ya te dije me gustó bastante y tan sólo es mi opinión.

Un saludo!!

Pliskeen dijo...

Se nota que nunca has bajado unas escaleras en moto :D
Eso sí, no es tan fácil, pero claro, ellos son agentes del gobierno altamente entrenados xD
No sé, a mi me pareció una persecución bastante comedida, dentro del género que es y el espectáculo que debe ofrecer.
Pero bueno, lo importante es que te gustó y tu opinión cuenta tanto como la mía o la de cualquier otro ;)

:)

Selden dijo...

Hola!
A mí me ha gustado mucho esta última entrega.Creo que es la mejor de las tres.Yo no soy muy fan de Damon, pero pienso que hace bastante creíble el personaje.
Coincido en que la cámara en mano llega a marear en ciertos momentos y le resta espectacularidad a las persecuciones porque no te deja seguir bien la acción.
Me gusta el aire clásico de ciertas escenas,como la lucha cuerpo a cuerpo entre Bourne y los asesinos a sueldo donde elimina la música y sólo se oyen los golpes que se van dando, como hacía Hitchcock en "Cortina Rasgada".
Saludos!

Pliskeen dijo...

Ese aire clásico que comentas es precisamente el que la hace ganar enteros a esta película y, en general, a toda la saga.
Aquí, en las peleas, el malo no tiene porque morir de forma espectacular ni el bueno tiene porque pegarse mil piruetas ni usar todas sus técnicas de combate en un minuto.
Aquí si dos se lian a ostias, van adarse de ostias y no ha hacer una exhibición de artes marciales xD

Si hay algo realmente negativo en esta película, es sin duda lo de la mareante cámara. Muy pero que muy molesta. Por suerte, el conjunto funciona tan bien que al final acabamos sopesando ese pequeño detalle.

Saludos y gracias por la visita ;)