domingo, enero 06, 2008

“American Gangster”, el rey de Harlem

Que mejor que empezar el 2008 que con una muestra de buen cine. Para ello, aquí os traigo la que es, de seguro, una de las mejores películas del -bastante pobre- 2007.


El film, dirigido por el irrregular Ridley Scott, nos cuenta la historia de dos hombres que viven en dos mundos muy distintos pero que a su vez comparten una ética similar.
Por un lado, tenemos a Frank Lucas, un reciente capo de la droga que se está convirtiendo en el amo de las calles de Harlem gracias a una heroína de primera calidad vendida a un bajo precio.
Y por el otro, al rudo Richie Roberts, un honrado policía decidido a acabar con el tráfico de drogas.


Como ya sucede en este tipo de películas, la figura del malechor, aquí Frank Lucas (Denzel Washington), se idealiza de tal forma que el público pueda empatizar con él sin mera carga de conciencia (no olvidemos que se trata de un narco y un asesino que existió de verdad)

Lucas se nos presenta como un hombre tranquilo, paciente, inteligente, familiar y religioso, pero que cuando hay que imponer orden, no se priva de nada. Lo veremos matar a sangre fría o golpear a componentes de su propia familia (primos, hermanos..)

Tras la muerte de uno de los mafiosos negros de la ciudad, del que Lucas era chófer, el mundo del tráfico de drogas sigue su curso sin apenas cambios trascendentales. Lucas, a quien dicho mafioso suponía más que un jefe, un mentor, decide montar su propio negocio. Para ello, cuenta con la colaboración de algunos militares norteamericanos destinados a Vietnam para que le traigan la heroína que ahí se vende (y con la que los propios militares se colocan).
Dicha heroína es de alta calidad y Lucas sabe que vendiendo un producto mejor a un precio más bajo, no tendrá rival en el mercado. No tarda pues en adueñarse de las calles y erigirse como el mayor y mejor distribuidor de heroína de la ciudad.
Quienes antes le ignoraban y consideraban un mero principiante, ahora pugnan por convertirse en sus socios. Otros no pretenderán otra cosa que acabar con él, pues les supone una competencia que les arruina


Fran Lucas es un traficante extraño entre los traficantes. Su presencia cuidada y a priori, apacible, difiere bastante de los de su misma condición. No es ni mejor ni peor que ellos, pero sí se rije por unos códigos de conducta que respeta y pretende hacer respetar, y eso ya le diferencia del resto. Tampoco le importa el equilibrio del mercado de la droga, pues sabe que se está haciendo de oro y que gracias a ello no sólo su estatus ha subido como la espuma, sino que además puede darle una vida mejor a su familia.


No hay duda que el personaje de Lucas es el más mimado de la película y que Denzel Washington lo encarna como si hubiera nacido para ello. El actor tiene la oportunidad de alejarse de esos papeles de buen policía que tanto le han caracterizado en los últimos años, para mostrarnos con soltura las dos caras de un mafioso del Harlem de los 70.
No dudo pues que este papel le confiera una nominación al Oscar, aunque dudo vaya a llevárselo. No porque no lo merezca o hayan otros mejores que él (que probablemente sí), sino porque ya sabemos como son los de la academia, que otorgan muchas de las estatuillas para redimir errores del pasado... y con Washington ya cumplieron hace unos años. Véase sinó también el Oscar de Scorsese por “Infiltrados”, habiendo habido otras tantas veces que se lo mereció mucho más y se quedó en ascuas.


Nominaciones a parte, también tenemos a otro buen actor como es Russell Crowe, que por tercera vez se pone a las órdenes de Scott. Su papel es el de Richie, un policía con otro código ético que le impide quebrantar la ley para su propio beneficio. Ni siquiera por un compañero.
Su honradez en su trabajo le reporta recelo y muchas veces desprecio por parte del resto de agentes que, a diferencia de él, tienen una gran facilidad para dejarse corromper.

Pero no nos engañemos, pues Richie tampoco es el hombre del año. Tampoco su vida personal es mejor que la profesional. Es un padre descuidado que desatiende a su hijo, además de un mujeriego. Intuímos pues, la infidelidad como causa de divorcio entre él y su desesperada esposa (la bella Carla Gugino)


Ambos actores sólo se ven las caras hacia el final de película, por lo que el resto de metraje constituye la evolución de los personajes por separado, su trayectoría en los suburbios, la forma de desenvolverse en su oficio, etc.

Tanto Richie como Lucas son dos tipos que no encajan en sus respectivos mundos, pero son buenos haciendo lo que hacen. Uno, porque ha aprendido del mejor maestro, y el otro...el otro no lo sabemos. De hecho, sabemos más bien poco de Richie, algo que encierta manera nos distancia de su personaje, aunque si bien es cierto que la personalidad está lo suficientemente dibujaba como para saber cuál es el papel que irá jugando en todo momento.


Es curiosa como la caída de Frank Lucas se sucede cuando éste, traicionando sus propias normas para complacer a su esposa, decide llevar puesto un ostentoso (y hortera) abrigo que ésta le regala y que lleva puesto durante el visionado de un combate de boxeo. Y es que en un momento de la película, Lucas le dice a uno de sus hermanos (interpretado por Chiwetel Ejiofor) que "El que viste más destacado en la sala siempre es el más débil".
Maldita ironía que dicho abrigo suponga el inicio de su declive. Acudir a la cita con un cartelito colgando del cuello que pusiera “Soy Frank Lucas, el gran capo de Harlem” hubiera tenido las mismas consecuencias.


El corrosivo mundo de la droga y la época en la que la historia se desarrolla está perfecamente plasmado en el film (antención a las escenas dónde aparecen los drogadictos o los pisos donde se envolsa la heroína).
Scott maneja el cotarro con bastante pulcredad y de forma tan funcional como efectiva. Hay secuencias con brío, aunque en general a la película le falta la fuerza y garra que sí han tenido otros buenos ejemplos del género. Y es que Scott tampoco es que sea un Coppola o un Scorsese (ni un De Palma en sus buenos tiempos), pero tampoco importa demasiado, pues al fin y al cabo la película, sin ser lo grande que pudiera haber sido en manos de los citados, sí se me antoja una más que digna propuesta que merece un lugar privilegiado dentro del (sub)género de “mafias”.

Su largo metraje no molesta en absoluto, pues se hace entretenida de principio a fin, aunque hayan algunas subtramas que no interesan demasiado y que se resuelven de forma una tanto súbita, “americanizada” y de dudoda fidelidad con la realidad (véase la secuencia del juzgado por la custodia del hijo de Richie).
En cuanto a eso último, la fidelidad con los hechos reales en los que se basa, siempre se puede poner en duda como con cualquier otra película. Sabemos de sobra como (re)interprentan los americanos esos hechos reales. Y es que, queramos o no, el cine es un medio para cautivarnos y quizás de otra manera que no fuese edulcorando y abrillantando la historia, sería más dificil conectar con lo que se nos está contando. De todas formas, tampoco hay artificios que puedan llegar a molestarnos, ya que en ese aspecto, Scott y el guionista han sido bastante cuidadosos.


Quizás la parte final en la que los dos protagonistas parecen confraternizar, está un poco cogida por los pelos, o dicho de otra forma, no lo suficientemente desarrollada para resultar más convincente (con ello no pongo en duda la veracidad de los hechos).
A fin de cuentas, la historia que nos cuenta Scott nos la sabemos casi de memoria, ya que no deja de ser bastante tópica (ascenso y descenso de un mafioso). No por ello desmerece, aunque como es obvio, la comparación con otras películas le resta puntos.


Si os gustan este tipo de películas, creo que saldreis satisfechos. Y sí admirais el trabajo de sus dos actores protagonistas, de seguro pasareis un buen rato.

Mención especial también a algunos secundarios como el antes mencionado Ejiofor, Jon Polito, un estupendo Josh Brolin como poli corrupto (este hombre se está labrando un buena carrera, que nunca es tarde) o un recuperado -del pozo de los caídos- Armand Assante. Hasta Cuba Gooding Jr., que después de ganar un Oscar al mejor actor secundario por “Jerry Maguire” ha hecho más basura que no otra cosa, hace un papel correcto (aunque breve).

Si acaso, el único fallo que encuentro en el reparto es la chica que representa la mujer de Frank Lucas; bastante sosa y a mi gusto (esto es muy personal), no especialmente guapa para interpretar a una ex-Miss (de Puerto Rico, en este caso)


Lo mejor: Denzel Washington; la ambientación; la visión de los dos mundos y el desarrollo de los personajes.

Lo peor: que suene a ya visto.


Valoración personal: Buena

20 comentarios:

Jaime Lorite dijo...

Denzel Washington trabaja bien en esta película, pero a mí me gustó menos que otras veces. ¡Prefiero al cabronazo de "Training Day"!
Crowe me convenció más, no sé si por el personaje. El australiano, cuando quiere, puede ser un actor magnífico.
En cuanto a la película, sólo diré, resumiendo, que me encantó. A pesar de su larguísimo metraje, me resultó entretenidísima, desde el primer hasta el último minuto. Un peliculón, el mejor que ha hecho Scott en... no sé... ¿décadas?

¡Un saludo!

Pliskeen dijo...

Bueno, Washington ha hecho muy buenas interpretaciones. Ésta puede no ser la mejor, pero sigue siendo genial.

Lo de que Crowe puede ser un magnífico actor cuando quiere no estoy muy de acuerdo. Crowe es un estupendo actor siempre. Y si es sólo cuando quiere, entonces es que quiere siempre xDDD
Otra cosa es que alguna de sus películas no valgan mucho y por ello su aparición quede un tanto desmejorada. Pero nunca lo he visto hacer un mal papel.
Le recomiendo que lo vea en "El dilema", que si no lo ha hecho ya, le sorprenderá gratamente el cambio de registro. Se lo aseguro ;)

Scott es un director muy pero que muy irregular. Ha hecho muy buenas películas, pero tb otras que simplemente pasan el aprobado por los pelos (y alguna que otra mala) y que saben a poco viniendo de un director como él.
Aquí su pretenciosidad se ha saldado con una notable película, pero otras veces eso supone un agravio difícil de superar, especialmente si no se tiene un guión tan competente como el que nos ocupa (con sus más y sus menos)

Y ahora me mojo: Creo que es la mejor película del 2007, seguida de "Promesas del este" y "Zodiac". Dicho queda :)

Saludos ;)

Planocenital dijo...

Me gustó mucho la película y me sorprendió lo rápido que se me pasaron las 2 horas y media que dura.
El último plano de la película, con toda su ambigüedad latente, me pareció realmente muy bueno.
Saludos.

Pliskeen dijo...

Bienvenido a este mi humilde blog planocenital ;)

En una época en la que todos o casi todos los directores (incluso veteranos) exceden innecesariamente en metraje, Scott da la talla haciendo esos 157 minutos siempre interesantes y de vez en cuando muy intensos.

Es con estas películas con las que realmente merece pagar la entrada de cine.

Saludos y gracias por tu comentario :)

Stileone dijo...

Estas en lo cierto Pliskeen, con este tipo de peliculas merece gastarse el dinero. He DISFRUTADO (con mayusculas) con esta pelicula, muy buena, una de las mejores del 2007. Esto es buen cine.

Como decis Denzel esta brillante, maginfico...aunque lo que hizo en Training Day es inigualable..o sí...

Rusell tambien esta magnifico..
El duelo de interpretaciones a merecido la pena...

Lo que se puede llegar a hacer con un buen director, un buen guión ( pese a ser un poco tipico) y un buen reparto...


Maginifica critica Compañero..como siempre...


Saludos!!

Pliskeen dijo...

Nos merecíamos una película como Dios manda, no? :)

Demasiadas decepciones sufridas...almenos yo.

Creo que ambos actores hacen un muy buen papel, aunque está claro que el personaje de Denzel es más atractivo y eso le permite lucirse un poco más.

A ver si Scott coje carrerilla y nos ofrece otra buena película después de esta, que con este hombre nunca se sabe...

Saludos ;)

Faraonika dijo...

A pesar de sus 2h y 45 min de duración que es lo que me echaba para atrás en un principio me ha parecido una gran obra. Y sus actores protagonistas lo bordan. Esperemos que en este 2008 abunden películas con la calidad de esta.
Un saludo!

Pliskeen dijo...

Ojalá los estudios te escuchen Faraonika, porque andamos muuuuuy faltos de este tipo de cine (ya no por el género, sino por la calidad)

Lo de la duración es un tema con el que tendremos que acostumbrarnos y lidiar a menudo.
Yo ya por si acaso este tipo de películas me ahorro verlas en sesión golfa, porque entonces sí me hace mella, por muy buena que sea la película en cuestión (Zodiac, terminando casi a las 3 de la madrugada, por poco no me mata)

Saludos ;)

Selden dijo...

No la he visto todavía. Pero leyendo tu crítica y los comentarios favorables, parece de visión obligada.
Saludos!

Anónimo dijo...

Eso es Pliskeen!!...ya era hora de una pelicula como dios manda jod**!!

saludos!!!

Pliskeen dijo...

selden,

Teniendo en cuenta que es de lo mejorcito estrenado en el 2007, yo desde luego la recomendaría. Claro que sí el tema no te seduce, entonces quizás no debieras...

A tu elección lo dejo ;)

Comparto tu entusiasmo anónimo. Ya tocaba resarcirse de tanta película indigesta... :)

Saludos ;)

Jaime Lorite dijo...

Tiene razón, Pliskeen. Russell Crowe, más allá de su vida personal, se está portando de maravilla. Tomo nota de su recomendación.

¡Un saludo!

CresceNet dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my site, it is about the CresceNet, I hope you enjoy. The address is http://www.provedorcrescenet.com . A hug.

Rose Mulligan dijo...

Yo la quiero ver, pero supongo que esperaré a que salga en DVD (o recurriré a métodos más baratos y rápidos. Así que mejor no me leo la crítica entera, que luego genero muchas espectativas y me decepciona...A ver si la veo pronto!
¡Saludos!

Pliskeen dijo...

Las espectativas son muy traicioneras..ejje

Cuando la veas me cuentas que tal ;)

Saludos :)

maria dijo...

Es de verdad la mejor pelicula que he visto, Denzel se mostró increible.Todos los momentos foram magníficos..........

Pliskeen dijo...

Bienvenida Maria y gracias por tu comentario.

Desde luego, Washington está estupendo, aunque Crowe, sin tener un personaje tan atractivo, tp le queda muy lejos.

Una buena película como pocas.

Saludos ;)

Sandra Ríos dijo...

Que buenísima película sin duda, dan ganas enormes ir al cine a ver esta película en la que Denzel Washington nos hace una demostración de buena actuación. Una pelicula super bien estructurada con diálogos inteligentes e interesantes. Saludos

Pliskeen dijo...

Desde luego Sandra, así da gusto pagar lo que vale una entrada de cine. Eso es algo que no siempre podemos decir.

Más de dos horas que pasan gratamente sin necesidad de efectos especiales, pirotecnia y demás. Y es que cuando hay un buen guión detrás, todo eso es innecesario.

Saludos ;)

Chus dijo...

This is what I think: Frank Lucas