sábado, noviembre 22, 2008

"Quantum of Solace", cuando Bond encontró a Bourne


Hace un par de años se estrenó, precedida de una enorme polémica, la vigésimo primera entrega de James Bond, titulada “Casino Royale”. Entre otras cosas, la elección del tosco y rubiales Daniel Craig levantó ampollas entre los más puristas, y su condición de precuela cara al resto de cintas de la saga, hacía que muchas de las particulares características de nuestro agente británico favorito no estuvieran presentes. No obstante, una vez estrenada la cinta, de nuevo dirigida por Martin Campbell, que ya resucitó la saga con Pierce Brosnan en “Goldeneye”, calló muchas bocas y convenció incluso a los más escépticos, aunque era de prever que aún así quedarían algunos detractores para dar la contra.

Después de las payasadas y flipadas varias (fortalezas de hielo, coches invisibles …) de las últimas y esperpénticas entregas con Brosnan a la cabeza, la saga necesitaba urgentemente un buen lavado de cara. Martin Campbell y tres guionistas, Neal Purvis, Robert Wade y Paul Haggis, lo consiguieron, trayendo consigo un Bond más rudo, más tangible, más humano y en definitiva, más real. Un Bond que daba golpes pero también los recibía, un Bond que sufría y que podía amar. Un Bond diferente y probablemente, mejor (eso último ya va a gustos)

Una buena historia, unas frenéticas escenas de acción y la profesionalidad de Craig como nuevo agente 007 hicieron el resto.

Ahora, dos años más tarde, se estrena “Quantum of Solace”, una secuela directa de su predecesora (la historia sigue donde Casino Royale lo dejó)


Después de la traición y muerte de Vesper, la única mujer en la que Bond confiaba y que además, amaba, nuestro protagonista decidirá averiguar qué organización estaba detrás de todo el embrollo. Sus primeras investigaciones le llevarán hasta Dominic Greene, un despiadado hombre de negocios y miembro importante de la misteriosa organización, que pretende tomar el control de uno de los recursos naturales más importantes del mundo, tratando con el exiliado General Medrano. En contra de las indicaciones del MI6, Bond tratará de desbaratar los planes de Greene con un único objetivo, la venganza. Para ello contará además con la ayuda de la bella Camille, una agente infiltrada en la poderosa organización.


Partiendo de la historia que el final de Casino Royale dejó abierta (o inacabada, según se mire) esta nueva entrega se convierte en una búsqueda de venganza por parte de un Bond mucho más frío y desobediente. Descubrir quién fue el motivo de la traición de Vesper y vengar su muerte, serán los objetivos de Bond, ajustando cuentas con quien corresponda y desobedeciendo las órdenes de M si hace falta.
Por ese motivo, la mayor parte de la película Daniel Craig se la pasa con cara de mosqueo. No es que eso suponga un problema, ni mucho menos, pero sí es cierto que su personaje apenas evoluciona respecto a su predecesora y más que un espía británico, parece un asesino a sueldo por la cantidad de muertes –amigos y enemigos- que deja tras de sí sin apenas inmutarse. Y del Bond socarrón de la anterior entrega, ni rastro. Además, la historia, basada en un relato corto de Ian Fleming, no da para mucho y se resiente en muchos aspectos, primando en este caso, la acción por encima de todo lo demás. Y es que acción no le falta a ”Quantum of Solace”. Una escena tras otra sin apenas tiempo para que el espectador coja aire. Persecuciones frenéticas, duras peleas cuerpo a cuerpo (al estilo Bourne), y muchos tiros y explosiones a izquierda y a derecha, por arriba y por abajo. Quizás podríamos hablar incluso de un exceso de acción en detrimento de una trama un tanto liosa que a ratos cuesta de seguir.


Por ello, tras su visionado, parece más bien que estemos ante el metraje eliminado –y desechable- de Casino Royale que no ante una película con entidad propia, limitándose Bond a ir de un sitio a otro, y con cada vehículo nuevo que usa, secuencia de acción al canto; y por medio, unos cuantos diálogos que pretenden hacernos creer que detrás de todo esto realmente hay una trama buena e interesante. Hay aquí una organización tan ultrasecreta, que parece que ni los guionistas tengan la menor idea de lo que nos están contando.


Quantum of Solace pierde por completo todas las señas de identidad que hacen de Bond un espía distinto al resto de agentes que pululan por nuestras pantallas. Ya no hay gadgets ni frase famosa (“Bond, James Bond”), algo perdonable en su predecesora pero que aquí ya empieza a echarse de menos. Incluso la característica theme de la saga aparece de tapado entre la, eso sí, correctísima banda sonora, como si temieran que este nuevo Bond tuviera un poco de los anteriores y eso fuese malo. Son pequeños detalles que queramos o no, diferenciaban a 007 del resto de la “competencia”, y aquí todo desaparece en pro de un personaje más realista. ¿Pero acaso no pueden casar esos elementos con el mejorado Bond que nos han traído? ¿Tanto molesta una frase o unos simples gadgets para solventar algunas situaciones (sin llegar a los bochornosos extremos de las de Brosnan, claro)? En mi opinión, uno cosa no quita la otra, siempre que todo esté bien medido.

No en vano, con Casino Royale consiguieron convencernos que todas esas cosas eran secundarias y que no hacían falta para tener una buena película de Bond; desgraciadamente, con Quantum of Solace no lo han conseguido, y los descartes y mejoras impuestas en la cinta de Martin Campbell son echadas por tierra en la de Marc Foster.

Mucha acción y poca sustancia, secundarios desaprovechados (Judy Dench, Jeffrey Wright, Giancarlo Giannini o Gemma Arterton ) un villano sin carisma y una chica Bond sosa, hacen de esta película una enorme decepción para un servidor, bien sea porque Casino Royal dejó el listón muy alto o porque aquí apenas se han molestado en ofrecernos algo más que un montón de secuencias de acción metidas a cascoporro para llenar metraje.

Como cinta de acción a secas roza el aprobado (más que nada por su mareante espectacularidad), pero como película de James Bond se queda a medio gas, quedando muy por debajo de su predecesora. Contiene además, la peor canción original y los créditos iniciales menos creativos de toda la franquicia. Tema aparte es el terrible doblaje perpetrado en España con las chicas Bond, que entre otras cosas, Kurylenko más que rusa parecía catalana (sería pariente del compañero de celda de Tony Stark en “Iron Man”)

Si a la saga de Jason Bourne le quitásemos el sólido guión y le añadiésemos el doble de acción, nos quedaría “Quantum of Solace”, una película que gustará más o menos dependiendo del grado de exigencia de cada uno, pero que para mí ha sido una gran decepción, pese a haber rebajado mis expectativas tras las primeras críticas negativas previas a su estreno.

Lo mejor: Daniel Craig

Lo peor: mucha acción y poca historia; una trama demasiado confusa y sin interés.


Valoración personal: Regular

16 comentarios:

Chacal dijo...

Pues si pese a las citadas críticas negativas (entre las cuales probablemente me incluiría, si bien a mi como mínimo si me entretuvo el film) aún y así le das sólo un regular me da la sensación de que la decepción ha sido BASTANTE grande.

Alejandro the Basilisk dijo...

que pena

pense que al fin me gustaria bond

ahora la que espero es la nueva star trek

nunca me habia fascinado pero ahora...

saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

chacal,

Yo tb pensaba que como mínimo sería un entretenimiento pasable, pero la verdad es que me aburría a ratos y a mis colegas les pasaba igual, algunos casi durmiéndose. La escenas de acción están bien, pero saturan y marean. La decepción, como ya digo, ha sido enorme, y más con el referente cercano de Casino Royale. Es más, hay algunas de Brosnan que me han entretenido mucho mejor que ésta.

alejandro,

Es curioso, porque yo tp he sentido nunca ningún interés por Star Trek, más bien diría que rechazo, pero fue ver el trailer y sentirme atraído al instante. La verdad es que tiene buena pinta.

Saludos ;)

Almas Oscuras dijo...

Dos de dos... Llevo dos críticas leídas y las dos coincidís en un término clave: "DECEPCIÓN". Una lástima. La primera incursión de Craig como James Bond creo que fue bastante acertada.
Voy a replantearme lo de ir al cine para ver este Quantum of Solace...

Por cierto, me apunto al interés del nuevo Star Trek (y eso que no soy seguidor del universo trekkie desde la serie original, con Leonard Nimoy como Spock... empiezo a tener una edad).

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues sí, decepcionante sería la palabra que mejor la define y que más veo en los blogs.
He leído tb opiniones más positivas, sobretodo haciendo referencia a las escenas de acción y a que pese a todo, es entretenida. No negaré que dichas escenas son espectaculares (aunque un tanto mareantes), pero sin un buen hilo conductor que las una... yo no las disfruto. Por eso, como entretenimiento me vale a medias.

Que este Bond sea menos Bond que sus antecesores, me preocupa menos. A fin de cuentas, Casino Royale me pareció genial y tp era muy Bond que digamos.

Me da la impresión que la semana que viene disfrutaré más con la llegada de Outlander (serie b pura y dura) que con Quantum of Solace. O eso espero xD

Saludos ;)

P.D.: El Star Trek de Abrams creó que va a conseguir algo insólito: arrastrar al cine no sólo a los fans sino también a espectadores ajenos al universo trekkie.

Machete dijo...

Por lo que ví en el trailer me pareció demasiado sobrecargada de escenas de acción un tanto mareantes, ahora que me lo confirmas dudo que la vea.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues eso es lo que parece contentar a muchos. Pero como ya digo, yo necesito "algo" más que un montón de escenas de acción.
Me ha parecido un producto pobre y superficial. Si no fuera por Craig, aún sería peor.

Saludos ;)

Andres Pons dijo...

Totalmente de acuerdo, un bond muy menor.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Si es que se le puede llamar Bond... ejeje

Saludos ;)

Selden dijo...

Buenas!
Estoy completamente de acuerdo contigo. Las escenas de acción me marearon mucho con los ya típicos movimientos frenéticos de cámara. La historia muy débil y la verdad es que no me enteré demasido bien.Tampoco me gustó que fuera como una continuación de "Casino Royale" porque ya no me acordaba de ésta película y me perdía un poco.Las pelis de Bond a veces contenían quiños de entregas anteriores, pero cada película ha sido siempre independiente de las demás. Han intentado modernizar a Bond y eso está muy bien, pero han dejado de lado los rasgos distintivos del personaje. Eché de menos algún casino, el martini....
Una pena, porque la saga parecía haber entrado en una nueva e interesante era.
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues sí, parece que se han pasado con la "modernización". No hay que perder ciertas señas de identidad que te hacen único. Que sea un Bond más realista, que sufre y todas esas cosas, me parece bien y "Casino Royale" me pareció genial en todos lo sentidos, pero algo tan sencillo pero tan vital como el martini, la frase o algunos gadgets, me parecen imprescindibles en una película de James Bond. Es más, la escena del paracaidas es una fantasmada, pero en cambio no hay gadgets porque eso no sería muy realista.
¿No resulta un tanto paradójico?

De todas formas, insisto en que ese es el menor de los problemas. Quantum of Solace hace aguas por todas partes, y a fin de cuentas, Bond/Craig acaba siendo lo único destacable de la misma.

A ver si con la siguiente aprenden de sus errores, porque ésta ha recibido más críticas que elogios.

Saludos ;)

Jorge - cinenovedades dijo...

Que pena lo que comentas. La verdad que me ha gustado muchísimo "Casino Royale", y desde ya te digo que nunca fui un gran seguidor de la saga de Bond, pero aquella cinta era muy buena. Pensé que "Quantum of Solace" iba por el mismo camino, pero al parecer se les fue la mano con la acción sin adentrarse demasiado en la historia.
Excelente reseña, Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

A mi las de Bond me entretienen, pero tp soy un gran fan. Casino Royale me sorprendió gratamente y diría que es la mejor de la franquicia, pero esta QoS me parece un estropicio insalvable.

Craig firmó para tres películas, así que esperemos que la tercera esté más cercana al nivel de su primer trabajo como 007.

Saludos ;)

Kraven dijo...

El problema fundamental de esta película, como bien apuntas, reside en la acumulación (sobre todo en la primera parte)de escenas de acción sin respiro. Quizá el problema no sea tanto la acumulación como la falta de precisión en la planificación de las mismas.

Las escenas de acción en "Casino Royale" tenían una planificación impecable y gozaban de originalidad (inolvidable la persecución a pie del principio), las de "Quantum of Solace" son como las de cualquier otra película de acción, fáciles de olvidar.

El guión quizá sea demasiado embarullado, pero en las escenas en que la acción cesa y los diálogos suenan (hacia la mitad de la trama) la historia comienza a disfrutarse. Para acabar con ese final que hace un uso sobresaliente de la elipsis.

Por cierto, sí hay escena con el Martini, al igual que en "Casino Royale" dónde se detalla la composición de la bebida (como en la novela homónima) que Bond daría en llamar "Vesper".

Por lo demás, coincido contigo en todos los puntos. Una obra descafeinada a años luz de "Casino Royale"

Saludos!

Kraven dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pliskeen (David Ribet) dijo...

Gracias por dejar tu opinión Kraven ;)

Recuerdo la escena del Martini, en la cual le preguntan qué toma y él no lo tiene muy claro, mostrando la bebida con cierto desprecio. Como digo, parece que les moleste que este Bond tenga algo del Bond que todos conocíamos.

De Casino Royale se me quedó marcada la escena de la persecución inicial: trepidante y muy bien rodada. Y de QoS se me quedará grabada la escena del paracaídas, pero por bochornosa y ridícula.

Saludos ;)