martes, diciembre 04, 2007

Limahl - "Never Ending Story" (B.S.O. La Historia Interminable)

Si algunos andabais faltos de nostalgía, no os preocupeis, que aquí un humilde servidor os hará de nuevo soltar la lagrimita con una buena ración de recuerdos.

Para mi segunda entrega de “Canciones de cine” he viajado atrás en el tiempo, de nuevo a los 80, para rescatar un maravilloso tema de una no menos maravillosa película.

Quien no recuerda con cariño “La historia interminable”?
A quien, al hacerlo, no se le empieza a reproducir la canción de la película en la cabeza? A mí desde luego que sí. A saber cuantas veces la habré tarareado de pequeño...

Por sí la memoria os falla, teneis como siempre al final del post el videclip correspondiente a la canción, que incluye por supuesto escenas de la película. Ya sabeis que los 80 eran a menudo un tanto -o muy- horteras, así que evitaré hacer cualquier comentario respecto al look del cantante. Una imagen vale más que mil palabras.


La película:

Corría el año 1984 y el encargado de adaptar la novela de Michael Ende fue el ahora conocido Wolgang Petersen (Troya, La Tormenta Perfecta) en su última película realizada en su tierra natal -Alemania- antes de dar el gran salto a la industria Hollywoodiense con la muy recomendable “Enemigo Mío” (de lo mejorcito de su filmografía)

La novela de Ende es muy extensa y la película solamente se centró en la primera mitad de ésta, más teniendo en cuenta que su duración superaba escasamente la hora y media y que eso de rodar películas de tres horas era algo poco habitual por aquel entonces (gracias a Dios)
No en vano, ya en la década de los noventa, a la película le siguieron un par de inferiores secuelas: una siguiendo la historia de la novela y dirigida por George Miller (de lo peorcito de su filmografía, aunque puede seguir contentando a algunos) y la otra pasando olímpicamente de ésta y contando una historia nueva (mejor ni la veais)


A pesar de que la primera parte fue un gran éxito y que a día de hoy sigue considerándose una de las mejores películas fantásticas de la historia del cine, Ende -el autor de la novela- no quedó satisfecho con el resultado y renegó de ella.
Eso es entendible si uno se ha leído la novela, pues se puede dar cuenta de las innumerables diferencias que existen entre ambas.
Obviando eso, la película sigue siendo un excelente divertimento para toda la familia y muy especialmente para los peques de la casa. Una película emocionante, mágica, tierna... y a veces triste. Y es que a quién no se le ha puesto un nudo en la gargante o se le han humedecido los ojos cuando Artax queda atrapado en el barro? Si no os ha ocurrido es que no teneis sentimientos!


Para el recuerdo siempre quedarán otras grandes joyitas del género que nacieron también en los ochenta y de la mano del maestro Jim Henson y sus fantásticas -nunca mejor dicho- marionetas. Me refiero, como ya sabreis, a “Cristal oscuro” (simplemente una obra de arte) y “Dentro del laberinto” con David Bowie luciendo modelistos y peinados (para variar) y una jovencita Jennifer Connelly robándonos el corazón.

Jim Henson a parte, mencionar también a esa gran olvidada que es “El Dragón del Lago de Fuego”, a la que, en mi opinión, le fallaba su inadecuado protagonista, Peter McNicol.

Tema a parte son las cintas de Terry Gilliam (“Los ladrones del tiempo” o “Las aventuras del Barón Munchausen”, dos clásicos) o la entretenidísima “Willow”.

Aunque también hubo lugar para decepciones tales como “Legend” de Ridley Scott (visualmente portentosa pero argumentalmente funesta), hay que decir que a algunos directores de hoy en día no les iría mal echarle un ojo a estas películas y así aprender como se debe hacer un buen producto de fantasía para los críos.

La falta de medios de antaño se suplía por ingestas cantidades de ingenio, pasión, profesionalidad y cariño hacía el trabajo que se estaba haciendo, sin perder el equilibrio que debe existir siempre entre arte y negocio.


La canción:
Never Ending Story” fue compuesta por Giorgo Moroder y Christopher Hamill, o como se hizo conocer artísticamente, Limahl, que si os fijais es un anagrama de su apellido.

Limahl había sido el vocalista del grupo “Kaajagoogoo”(producido por Nick Rhodes de... los Duran Duran!!), con el que alcanzó cierta popularidad gracias al tema “Too Shy”, que fue Nº 1 en Gran Bretaña.
Pronto llegó el éxito y con ello también las disputas entre los miembros de la banda, lo que propició la marcha de Limahl y por consiguiente el inicio de su carrera en solitario.

El tema que nos ocupa fue compuesto expresamente para la película y entró directamente al Top Five de las listas inglesas. Todo un acierto, con un ritmo muy pegadizo y demostrando que una canción synth-pop podía combinar perfectamente con una película de temática fantástica. (recordemos que la música de sonidos electrónicos se reservaba casi siempre a películas de ciencia-ficción)

Tras el éxito alcanzado con dicha canción, Limahl siguió colaborando con Moroder en su siguiente disco, pero ya nada fue lo mismo. Durante la década de los noventa sacó un par de discos más, uno de los cuales era el pertinente “Greatest Hits”. Luego poco más se supo de él, salvo la típica gira “remember” que lo volvió a unir, en el 2004, con el resto de ex-componentes de “Kajagoogoo”.

Por cierto, que el grupo heavy Dragonland hizo una versión del “Never Ending Story” y que podeis oír aquí . Personalmente, me quedo con la original.


Ya para terminar, si alguno tiene curiosidad por saber que fue de los protagonistas de la película, aquí os dejo un breve resumen:

Bastian-Brett Oliver: de la fantasía de “La historia interminable” se pasó a la ciencia-ficción juvenil de “D.A.R.Y.L.” y la menos infantil pero más tierna, “Cocoon” (secuela incluida). Poco más se supo de él, y la verdad es que no lo hacía nada mal. Quizás mejor así, no vaya a ser que hubiera acabado alchólico o drogadicto como otros “niños prodigio”.

Atreyu-Noah Hathaway: Pasó por series de tv, por la serie B fantástica y como no, por el doblaje de animación. Luego dejó la interpretación para dedicarse a las motos y a las artes marciales.

La Emperatriz Infantil-Tami Stronach: La película de Petersen fue la única vez que tuvimos la oportunidad de ver su hermoso rostro en pantalla. Del cine se pasó a la danza, disciplina que aprendió desde muy pequeña.


Y esto es todo, que no es poco. Sé que me enrollo como una persiana, pero las cosas o se hacen bien o no se hacen.

Disfrutad de esta canción.


Limahl - Neverending Story
Uploaded by Knightrdr

8 comentarios:

Faraonika dijo...

Aunque ya había leido tu post en tublogdecine prefiero contestarte aqui.
Yo en 1984 aún no había nacido pero claro que he visto esta película ¿Quién no? La canción es de esas que no se olvidan pero respecto a Artax en el barro, definitivamente yo no tengo sentimientos :P
Y no em extraña que Ende renegase de la película el libro es sin ninguna duda infinitamente mejor.
Un saludo!

Selden dijo...

A mí de pequeña me gustaba mucho esta película y sí que lloré en la escena del barro,jajaja.
De las otras que comentas, me quedo con "Dentro del Laberinto", imprescindible en mi infancia.
Y mítica canción, por supuesto.
Saludos!

Cinematic dijo...

Hola! Ya me perdonarás mi ausencia en tu blog, no tengo excusa u.u

Ví Stardust y me gustó mucho. Entretenidísima, divertida (cada vez que recuerdo el papel de De Niro... xD) y con encanto.

Yo quiero ver la peli de Dragon Ball más que nada para ver lo hortera que puede llegar a ser xD. Tendrán que agotar las lacas de dos supermercados por lo menos xD.

Lío embarazoso me la bajaré. Teniendo en cuenta lo poco que me gustó y lo cansina que se me hizo Virgen a los 40...

Tb ví Adiós pequeña adiós, y tb me gustó. Tiene un empaque muy solvente y da una perspectiva del asunto que incita a pensar fuera de moralismos.

No me fío mucho de Shoot em up. De vez en cuando este tipo de películas me entretienen de lo lindo (por ej. Crank), así que le daré una oportunidad, aunque sólo sea por Bellucci :P

De La Historia Interminable no recuerdo la BSO, pero sí que se me hizo entrañable y mágica. Aunque tengo la sensación de que es una de esas películas que de volverlas a ver, pierden mucho mucho.

Saludos!!

Pliskeen dijo...

Faraonika, no me puedo creer que no te afectara la muerte de Artax!
Eres de piedra ejeje

Siempre es dificil hacer una fiel adaptación de un libro y más de estas carcaterísticas y embergadura.

Selden, Dentro del laberinto tb es una de mis favoritas y junto con La Historia Interminable, la que más veces he visto :)

Cinematic, mejor tarde que nunca ;)
Yo tb me temo lo peor de Dragon Ball...ojala nos equivoquemos xD

Desde que era pequeño que no he vuelto a ver la película. En materia de efectos especiales, a mí me sigue encantando, pero por lo demás, no sé si habrá envejecido bien o mal. Yo apostaría a que bien y que si los niños de hoy día la vieraa, la disfrutarían tanto como nosotros en su momento.

Saludos ;)

elpatodeorigami dijo...

Creo que está bastante claro que la novela es infinatemente superior a la película. Claro que esto no es que sea nada raro.

De todas formas, a mi la película me gustó de pequeño pero el libro me fascinó. Y, todo sea dicho, me sigue fascinando.

La canción, mítica donde las haya.

Y no te preocupes, que enrollarse no es malo!

Pliskeen dijo...

Es dificil adaptar una novela y a veces es imposible no tomarse ciertas licencias. Son medios distintos y cada uno tiene su lenguaje.

De las libertades que se puedan llegar a tomar, algunas pueden ser justificables y otras no.

Por separados, libro y película pueden ser excelentes, pero comparando seguramente el primero gane por goleada.

Saludos ;)

Marcelo dijo...

Excelente tu blog...quizá seamos de la misma época, yo soy del 78 y en el 84 más o menos anduve por España y vi esas películas...
Una pregunta, en la canción se escucha una voz femenina...quién será ? es bastante buena...curiosito que es uno ..
Un Saludo desde Uruguay !

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Gracias Marcelo!
Pues la verdad es que yo soy algo más joven, precisamente del 84, pero crecí viendo estas películas en televisión.

La voz femenina pertenece a una cantante (y dobladora) llamada Beth Anderson.

Saludos ;)